10 maneras de Amar

Gracias por extender la Misión de Amor:

Alma mía estás molesta con el mundo, pues no has logrado impactar favorablemente en la vida. El mundo parece negarte la satisfacción de ver el mundo como tu quieres que sea. Tu pareja se comporta aislada, tus amigos son para divertirse un rato pero en el fondo te cuesta confiarte en esa relación.

Durante tu vida te han enseñado a mantenerte entretenido. Tus papás te daban todo para que estuvieras ocupado y haciendo tu mundo. En el fondo querías que te dieran su presencia y jugaran contigo. Te comenzaste a aficionar a tener cosas de valor para sentir que al recibirlas te mostraban su cariño.

Creciste en un ambiente de adultos como si fueras un adulto pequeño que todo lo sabe, donde cualquier mueca que hacías te la festejaban, donde cualquier error lo disimulaban para no fruztarte. Te formaron para recibir y que te fueras a jugar, así te enseñaron a aislarte, eras bueno cuando te entretenías solo.

Hoy te cuesta trabajo amar a otra persona, confiarte a otra persona, desconoces el lenguaje del Amor: sus palabras, sus obras, como se siente. Te dijeron que eras un luchador y que ibas a ganar en la batalla con sólo pensar que eres un campeón y que tus pensamientos se convertirían en realidad con sólo desearlo fuertemente. Te sientes frágil ante cualquier adversidad y conflicto. Ya no funcionan los berrinches o la carita de perdón. Cambias fácilmente de una relación a otra, te aburre el trabajo o la persona y buscas otra nueva experiencia. Caminas en horizontal, sin saber como ir al fondo de tu corazón.

Alma mía te propongo que te conviertas en prójimo del mundo, que mires las necesidades que te rodean y una a una, cada día, descubras el lenguaje del Amor, donde al dar, recibes. Lo que viene del Amor se extiende al darlo y habitas y abrazas  en su Espíritu Santo.

El Amor es el espíritu que guía el camino, que descubre la verdad y anima la vida. El Espíritu Santo de Dios expresado en Cristo, es el camino, la verdad y la vida. Cristo es Dios confiándose a nosotros, la humanidad para extender el Amor. El es el Maestro del Amor, Dios es Amor.

Alma mía si eres seguidor de Cristo, realiza las tareas que te pide para alcanzar la vida plena y eterna en el Amor. Encarna el espíritu que el Señor ha puesto en tu vida, pues tu espíritu es el Amor encarnado y es lo que en verdad puedes dar y extender. El Maestro Cristo nos habla y alimenta, el Espíritu Santo nos alienta y guía. El Padre Nuestro nos sostiene y bendice.

San Pablo comparte en una carta, con su hermanos los gálatas, como ha descubierto los frutos del Espiritu Santo

“Pero el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio; contra tales cosas no hay ley. “ (Gálatas 5, 22-23)

Estas palabras son las acciones para experimentar el Amor de Dios y apoyado en el Señor extenderás en tu vida el lenguaje del espíritu que ha quedado se perdió entre tantas cosas y acciones sin sentido.

10 maneras de Amar

  1. Ama, recibe el Amor del Señor en tu alma y confía tu alma a cada persona y acción que realices pues eres el prójimo de amor de tu prójimo
  2. Goza al vencer, con el Amor de tu espíritu, la adversidad y el conflicto.
  3. Entrega la paz que el Señor te da, sobre todo en el caos y la ira
  4. Ten paciencia, confía en el Señor, puedes esperar, sin alterarte, sabiendo que el Señor hará su voluntad. Ruega a Dios y se paciente en la respuesta.
  5. Se benigno, se amable, muestra que estás hecho de Amor y deja de tomar personales las ofensas que te entregan, mira cuanto necesita tu prójimo de las expresiones de cariño,y encarna el Amor
  6. Que tu bondad sea la respuesta a quien está en el error, sufre, esta confundido, doliente, necesitado o alterado. Se la bondad de Dios
  7. Se fiel al espíritu, se tú sin dobleces, deja de dispersar el cuerpo, las emociones y las razones. “Antes bien, sea el hablar de ustedes: ‘Sí, sí’ o ‘No, no’; porque lo que es más de esto, procede del mal (del maligno). (Mateo 5:37)
  8. Dialoga con el Señor y deja llevarte por su palabra, la mansedumbre es aceptar la voluntad del Señor para transformar la vida con Amor.
  9. Deja que en tu conciencia domine el espíritu que te anima y guía al Amor. Así dominarás tus razones, emociones, cuerpo, imaginación y el decir de las gentes.
  10. Encarna el Amor, en obras de misericordia, ninguna ley prevalecerá sobre las obras con Amor.

Eres Amor de Dios encarnado, el projimo de Amor más cercano para bendecir en nombre del Señor. Mira cada día lo que el Señor espera de tí en el evangelio, hoy nos relata San Lucas (10,25-37).

Un doctor de la Ley se levantó y le preguntó para ponerlo a prueba: “Maestro, ¿qué tengo que hacer para heredar la Vida eterna?”.

Jesús le preguntó a su vez: “¿Qué está escrito en la Ley? ¿Qué lees en ella?”.

El le respondió: “Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con todo tu espíritu, y a tu prójimo como a ti mismo”.

“Has respondido exactamente, le dijo Jesús; obra así y alcanzarás la vida”.

Pero el doctor de la Ley, para justificar su intervención, le hizo esta pregunta: “¿Y quién es mi prójimo?”.

Jesús volvió a tomar la palabra y le respondió: “Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó y cayó en manos de unos ladrones, que lo despojaron de todo, lo hirieron y se fueron, dejándolo medio muerto.

Casualmente bajaba por el mismo camino un sacerdote: lo vio y siguió de largo.

También pasó por allí un levita: lo vio y siguió su camino.

Pero un samaritano que viajaba por allí, al pasar junto a él, lo vio y se conmovió.

Entonces se acercó y vendó sus heridas, cubriéndolas con aceite y vino; después lo puso sobre su propia montura, lo condujo a un albergue y se encargó de cuidarlo.

Al día siguiente, sacó dos denarios y se los dio al dueño del albergue, diciéndole: ‘Cuídalo, y lo que gastes de más, te lo pagaré al volver’.

¿Cuál de los tres te parece que se portó como prójimo del hombre asaltado por los ladrones?”.

“El que tuvo compasión de él”, le respondió el doctor. Y Jesús le dijo: “Ve, y procede tú de la misma manera”.

Autor entrada: Juan Manuel D'Acosta

Laico promotor y terapéita de Mision de Amor. Investigador de desarrollo de la espiritualidad en el conflicto. Lic. en Comunicación y postgrado en Psicoterapia de Pareja.

Deja un comentario