Devocionario con Cantoral, Novenario y Rosarios, por los difuntos
¡OFERTA! de $ 80 a MX$ 67
Añadir al carrito

Devocionario con el modo de rezar Rosario y Novenario para Difuntos
¡OFERTA! de $45 a MX$ 35
Añadir al carrito

Ritual completo por tus difuntos con el modo de rezar
¡OFERTA! de $110 a MX$ 88
Añadir al carrito

¿Cómo dialogar con los hijos?

  • Descubre el espíritu de tu familia
  • Dialoga, perdona y haz familia con tus hijos

Sin comunicación no hay familia, y el dialogo es lo que define las características de la familia: su lenguaje propio, la forma común de mirar el mundo, de descubrirse en el mundo y vencer las adversidades y conflictos. En el dialogo se comparte el espíritu que los une y alienta, se aprende a extender el amor en las personas, sobre todo cuando los problemas aparecen.

La familia está unida por lazos sanguíneos, pero ,en verdad, es una familia por el espíritu de Amor que se comparten. Lo importante es mantener abierto el canal de dialogo. Desde pequeño cuéntale un cuento al dormir, así no les extrañará que quieras hablar cuando ellos crezcan. y sabrán llamar a las cosas por su nombre.

Con el dialogo reconocerás a tu familia unida. Limpiarás maleza, tizne y basura que oculta el espíritu de familia. Es duro sembrar Amor pero es abundante la cosecha de bendiciones cuando se comparten en el dialogo.

6 ideas para mejorar el dialogo con tus hijos.

1. Observa que compartes cuando te comunicas. Haz el ejercicio durante una semana y mira si entregas: Juicios, culpas, ofensas, quejas, competencia, frustración, ánimo, ternura, comprensión, misericordia, propuestas, valores, anti-valores, congruencia, cercanía, distancia… Grábate en la sobremesa o cuando estés en conflicto con tu pareja o tus hijos. Así distinguirás lo que proviene de tu espíritu de amor, de tu mente, de las emociones, del cuerpo, de lo que diga la gente. Escucharte te ayudará también a ponerte en los oídos de las otras personas. Seguro disfrutarás madurando tu comunicación.

2. Escucha y reflexiona.- Tenemos una boca y dos oídos, es bueno duplicar la atención al escuchar. El hecho de escuchar es un buen acercamiento, es como el abrazo de tu silencio. En ese espacio donde escuchas observa si te hablan a ti o si hablan de ellos mismos. Muchas veces necesitamos escucharnos para poner la idea clara en nuestra mente. Limpia de ruidos que puedan estorbar a esta parte de la comunicación. La TV, el enojo, el estrés, la emoción, los prejuicios… Respira profundamente tres veces y limpia la tensión para poner atención

3. Dale tiempo al diálogo. Aprender a esperar el momento oportuno, también es un valor de la comunicación. Por ello, si estas en otra labor que requiere tu concentración y tu hijo quiere dialogar. Dile, quiero escucharte, me das 10 minutos y nos sentamos. O bien, “dime hija” (Si es algo sencillo, recibe con gusto lo que te comparte, aunque sea una contrariedad o algún problema que te confíe). Si requiere más tiempo el tema. Piensa en un tiempo para que dialoguen, pídele que espere a x hora y prepara galletas y leche para disfrutar como te entregan su confianza.

4. Eres fuente de respuestas. Cuando acuden a ti, responde buscando en tu corazón, en tu memoria historias, ejemplos, expresiones para compartir de manera nueva, aun la misma respuesta. Aunque sea el mismo tema de los permisos no te quedes en un sí o no. Es tiempo de compartir la riqueza de tu espíritu. Lo mismo cuando no tiene cuidado o se equivoca. Tus palabras son una fuente un espejo vivo. Las respuestas son sensatas, pero sin juzgar o denigrar, son fuente de inspiración para levantarse, son emocionantes para transformar con amor la vida

5. Perdonate si te equivocas. Cada error tiene una lección para aprender y transformar en una bendición. Los rencores, resentimientos, los temores y las culpas paralizan. Levantate y vuelve a caminar. La mejor herencia que puedes entregar es el perdón y el ánimo para luchar con amor y paz en la adversidad y el conflicto. Perdonate y muestra el espíritu de Amor que te sostiene, te ayuda a transformar y le da rumbo a la vida que compartes.

6. Cultiva en áreas abiertas. Sería maravilloso crecer libre de contaminación de la basura, la maleza y tizne de los errores del pasado. Sólo puedes transformar el pasado y darle rumbo en el lugar y tiempo donde estás. Abre el dialogo aquí y ahora, es una aventura, un reto, una oportunidad de regresar con la familia al camino . Abre el dialogo con la verdad. Abre la honestidad que tienes… piensa, di, siente y haz la vida en la misma dirección. Sé en un espacio abierto y congruente. Abre cada día, tiene su lección para aprender a ser padre y la oportunidad de confiarte en el dialogo con tus hijos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *