Mi pareja está muy molesta conmigo y dice que se quiere separar.

Gracias por extender la Misión de Amor:

El sentido y el gozo del Amor de la pareja lo encuentran cuando resuelven los conflictos. El hecho de haberse equivocado es una oportunidad para levantarse del error y volver a caminar.

Haz cometido muchos errores.. pero el Amor no justifica tirar por la borda una relación.

¿Que sacrificio sería agradable a Dios para arreglar las cosas y seguir al lado de tu pareja?

Quisiéramos que Dios tocará su corazón y reconciliará. El Amor existe de parte y parte… ¿Que hacer?

Sacrifica al Señor el Conflicto. Entrégalo a sus manos ¿para que te sirve seguir alimentándolo? Observa el conflicto, es parecido al evangelio donde encontramos un paralítico que cree que no podrá moverse, los doctores de la ley le señalan los errores y justifican su lamentable estado. El Señor Jesús les dice: “que es más fácil, Decirle tus pecados son perdonados o Levántate toma tu camilla y anda”. Hay momentos en la pareja que está paralizada, terapéuticamente así se define, la emoción decide entre enfrentar o correr. La razón justifica la parálisis, busca los culpables y condena. Pero que hace el espíritu es decir el Amor que nos anima. El Amor es compasivo y misericordioso, tiene paciencia, no es engreído ni se alegra con las caídas de los demás.

El primer paso es dejar de tomar decisiones en base a la mente o las emociones y dejar que el espíritu sea expresión del Espíritu Santo, eso se logra con la oración. Pero no los rezos apresurados o repetitivos. La oración como un dialogo con el Señor, hablando con el corazón en la mano buscando el camino, la verdad y la vida. Siéntate y escribe una carta al Señor. En el silencio de las palabras encontrarás su presencia, su guía y su consuelo. De esta forma te estás conectando y expresando con el Amor.

Claro que el Señor escucha tus ruegos y estoy seguro que le alegrará saber que vuelven a compartir el amor como pareja, pues en verdad están compartiendo el Amor del Señor que es su origen, camino y destino. Pero el Señor respeta las decisiones de cada individuo y está pendiente de cuando le abren la puerta de la conciencia para compartir su Amor en la vida de ustedes. Lo mismo puedes hacer tú, con tu pareja, es decir, ayudarla a descubrir el Amor que hay en ella. Ese Amor que hay en tí y que nunca desaparecerá, realmente esta cubierto por temores, razones, emociones, sensaciones o comentarios de las personas. Despierte el Amor en tu pareja con la oración, pero la oración hacia tu pareja, hablando en verdad, buscando la vida y el camino. Puedes hacer también un apunte con una carta, parecida a la que le haces a Dios, en esta carta comienzas por distinguir: quien es tu pareja, a quién le estás hablado, sus logros, sus luchas, su relación contigo. La segunda parte es comparte lo que sientes, confíale con amor tu petición, tus razones, emociones y sensaciones. Pide y se abrirá, busca y encontrarás dice el Señor. Al final confirma que esto es posible, AMEN, pues la alegría, tristeza y amor que le pides y le compartes sabes que viene del corazón. Cree en el Amor, confía en el Amor. Perdona y pide perdón con Amor.

La tercera parte es mirate al espejo y descubre en el fondo de tus ojos que eres una expresión del Amor de Dios, que el Señor te sembró en esta tierra para que transformes con amor la adversidad, eres un Amor y Amor es lo que en verdad puedes dar. Perdónate y pídele al Señor que brille el Amor que anima tu alma, para cumplir su misión.

Dios es Amor y si Dios contigo, si el Amor contigo, que te puede faltar. Todo esto se lo pedimos en nombre de nuestro Señor Jesucristo, para gloria de Dios.

 

 

Autor entrada: Juan Manuel D'Acosta

Laico promotor y terapéita de Mision de Amor. Investigador de desarrollo de la espiritualidad en el conflicto. Lic. en Comunicación y postgrado en Psicoterapia de Pareja.

Deja un comentario