Eres Flor de Amor de Dios

Gracias por extender la Misión de Amor:

Encarnemos el amor con caridad, como el amor se encarnó y: «habitó entre nosotros» (Jn 1,14).

A imagen y semejanza recuperemos el sentido, la dignidad y la humanidad de ser hijos del altísimo en la historia.

Ante el dolor, las injusticias, la pobreza, el mal, la muerte… Entreguemos el amor que nos encarno, el amor de Dios.

¿Cómo sería el progreso y los adelantos, si perdemos la humanidad?

¿Cómo transcender más allá si olvidamos ser humanos?

El pensamiento humano se fragua viviendo la libertad

Decidiendo por el bien superior que es el amor. Dándole vida a la caridad, al amor divino en mi conducta personal, en mi familiar, entre mis prójimos social, en la política, la economía en la convivencia entre pueblos de todo el mundo

Encarna el amor pues es lo que eres, amor es la esencia y la sustancia de tu espiritualidad. Actuar encarnando el amor es la aportación del seguidor del pastor eterno de las almas, del cristiano, del apóstol. Encarnar el amor es experimentar a Cristo en la propia vida. Es disfrutar encarnando a Cristo en el encuentro con el mundo. Somos el signo del evangelio que pide la sociedad moderna.

Eres iglesia de gozos y esperanzas porque Cristo es tu alma, tu animo, tu origen y destino

Tu espíritu vive en el ánimo de Cristo, Desde tu bautizo tu espíritu acepta la herencia sacerdotal, profética y real de Cristo.

Cristo es el verbo que se encarna, que habita la comunidad humana convocando por la Palabra y la liberación pascual, el paso y puerta del Amor que transforma al mundo y le devuelve su misión de amor.

Tu eres signo transparente y portador de la presencia de Cristo resucitado (Ef 3,9-10; 5,32). Estás en comunión (koinonía) con el amor de Cristo. Tu misión como iglesia es evangelizar o anunciar el camino la verdad y la vida encarnando el amor para todos los pueblos.

Eres las manos, los pies, el alcance, el consuelo, el abrazo, la caridad, la ternura, la compañía la escucha , la fortaleza, la guía, el cuerpo místico expresándose en vida, hecha Iglesia de Cristo para extender tangiblemente su amor en el mundo.

Eres el sacramento vivo, la tercera forma de comunión donde recibes a Cristo en tu prójimo. Y tú eres prójimo de tu prójimo, consorte de Cristo. Maternidad que engendra a imagen y semejanza, semejanza que nos hace comunión y comunidad.

Eres mensajero y mensaje. Flor de Amor del creador.

-Cuerpo o expresión visible de Cristo resucitado (Col 1,24; Ef 1,23),

-Sacramento (misterio) o signo portador y eficaz de Cristo resucitado presente (Ef 3,9-10),

-Esposa o consorte, fiel y comprometida en la misma suerte de Cristo (Ef 5,25-27; 2Cor 11,2),

-Madre como instrumento de vida en Cristo y vida en el Espíritu (Gál 4,4.19.26),

-Pueblo como propiedad cariñosa de Dios y signo de lo que deben ser todos los pueblos (1Pe 2,9; Apoc 1,5-6),

Autor entrada: misiondeamor

Laico promotor y terapéita de Mision de Amor. Investigador de desarrollo de la espiritualidad en el conflicto. Lic. en Comunicación y postgrado en Psicoterapia de Pareja.

Deja un comentario