Rosario, lunes y sábado, para la reconciliación de la pareja

Gracias por extender la Misión de Amor:

Este modo de rezar el rosario es para poner pie firme en el dialogo con el Señor y la Santísima Virgen para dar los siguiente pasos hacia nuestra pareja y hacia nosotros mismos. Por eso, sea que reces en soledad o en compañía de tu pareja, se trata de compartir y confiar tus hallazgos. Hacer una entrega desde el Amor que alienta tu espíritu. Escribe a tu pareja una carta o un mensaje acerca de tus meditaciones o, que mejor, compartan dialogando “el rosario de reconciliación” unidos: el Señor, la Santísima Virgen y ustedes como pareja.

Dios los bendice, tomen su mano y dejen que los guíen al gozo de la plenitud del cielo.

Lunes y Sábado, Misterios Gozosos

Mensaje de La Virgen María y Madre Reconciliadora de todos los Pueblos y naciones (BETANIA) 25 de marzo de 1976 – Primera Aparición

Hijita: aquí me tenéis con Mis manos enriquecidas de Gracias y envueltas con los resplandores de Luz, para llamar a todos Mis hijos a la conversión; esta es la Semilla de Gloria que les ofrezco como MARÍA RECONCILIADORA DE LOS PUEBLOS, porque vengo a reconciliarles. ¡Reconciliación es la herencia de la Fraternidad Divina de mi Divino Hijo! Hijita, lleva Mi Mensaje a todos, ¡os guardaré aquí en Mi Corazón desde hoy y para siempre!

Se comienza persignándose con la Señal de la Cruz.

Guía: Por la Señal de la Santa Cruz, líbranos Señor Nuestro.

Todos: En el Nombre del Padre, del hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Ofrecimiento

¡Oh Dios mío! Yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por quienes no creen, no adoran, no esperan, no perdonan y no te aman.

¡Oh santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo! Te adoro profundamente y te ofrezco el preciosísimo cuerpo, sangre, alma y divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los sagrarios del mundo, en reparación de los ultrajes con que El es ofendido; y por los méritos infinitos de su Santísimo Corazón e intercesión del Inmaculado Corazón de María, te pido la conversión de nosotros pecadores para que reine el amor del Espíritu de Dios en nuestros corazones.

Oración preparatoria

Oh santísima Virgen María, Reina del Rosario, de la Paz y Madre de misericordia, que te dignas manifestar la ternura de vuestro Inmaculado Corazón trayéndonos mensajes de salvación y de paz. Confiados en vuestra misericordia maternal y agradecidos a las bondades de tu amantísimo Corazón, venimos a tus plantas para rendirte el tributo de nuestra veneración y amor. Concédenos las gracias que necesitamos para cumplir fielmente tu mensaje de amor, compasión y reconciliación que te pedimos en esta Rosario. Ruega al Señor para que nos conceda esta petición especial_________, si ha de ser para mayor gloria de Dios, honra vuestra y provecho de nuestras almas. Así sea.

Oración breve

Oh Jesús, enseñanos lo que significa: ‘MISERICORDIA (COMPASIÓN) QUIERO Y NO SACRIFICIO,’ para no condenar a los inocentes.

Queremos orar, perdonar lo que tenemos contra alguien, para que también, Padre Nuestro que está en los cielos, nos perdones nuestras desobediencias a tu voluntad.

Ayúdanos a examinar nuestro corazón con humildad y reconocer las heridas y las amarguras ocultas para perdonarlas y entregarlas a tu bendición y justicia.

Permite que tu Espíritu Santo penetre en nuestro espíritu y remueve todo rastro de enojo, tristeza, abandono, rencor, temor y resentimiento.

Derrama tu Amor, Paz, Alegría y Misericordia en nuestros corazones, llenando el vacío de nuestra propia complacencia, vanidad, soberbia, ira, ambición y egoísmo.

Queremos ir a Ti, porque estamos cansados y cargados, y Tú nos harás descansar. Ayúdanos a tomar tu yugo sobre nosotros y aprender de Ti, que eres manso y humilde de corazón, para hallar el descanso para nuestras almas. Porque Tu yugo es fácil y Tu carga ligera animados con tu Espíritu Santo.

Amén

Primer Misterio:

La Anunciación (Lucas 1, 30-32, 38)

“El ángel le dijo: No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios, vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. El será grande y será llamado Hijo del Altísimo (…). Dijo María: He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tú palabra.”

Ofrecemos este primer misterio, para pedirte por las parejas unidas en el sacramento del matrimonio, a fin de que se confíen el uno en el otro, como Cristo lo hace, negándome a mi mismo, para dar a nuestra relación vida y plenitud, camino y vida con el Espíritu del Amor que nos unió en matrimonio.

Medita 5 minutos sobre: “Dijo María: He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tú palabra.” y sobre todas las bendiciones que el Señor nos entrega en este día.

Queremos tomarnos de la mano de Cristo.

Luego se reza un Padrenuestro, 10 Avemarías y Gloria.

Segundo Misterio:

La Visitación de María a su prima Santa Isabel (Lucas 1, 39-43)

“En aquellos días, se levanto María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena del Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre; y ¿de donde a mí que la madre de mi Señor venga a visitarme?”

Ofrecemos este segundo misterio, por todas los padres y madres que no pudieron darle un hogar a sus hijos en matrimonio. Te pedimos especialmente por el dolor y temor que nuestra pareja nos comparte. Ayúdanos a ser prójimo de su fe y esperanza. A luchar por vencer el conflicto hasta encontrar el gozo de bendecirlo y levantarse de la parálisis. A ser expresión de tu compasión y misericordia en sus carencias y sufrimiento…

Queremos reconciliarnos y perdonar como tu nos perdonas: con misericordia y sin juicios nos salvas de la condena. Perdonar es ayudar a levantar a quien cae. Queremos encontrar la lección en el conflicto. Se vale equivocarse, Roma no se hizo en un día. Señor queremos ser obreros de tu perdón…

Meditemos 5 minutos sobre: “¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a visitarme?” y sobre todos los pensamientos, palabras y obras, que realizamos, durante el día, contrariando la voluntad del Amor… la voluntad de Dios.

Enséñanos a entregar el regalo del Sacrificio por Amor a nuestra familia.

Luego se reza un Padrenuestro, 10 Avemarías y Gloria.

Tercer Misterio:

El Nacimiento de Jesús (Lucas 2, 6-11)

“Y sucedió que, mientras ellos estaban allí se cumplieron los días del alumbramiento, y dio a luz a su hijo primogénito, le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el alojamiento. Había en la misma comarca algunos pastores (…) se les presentó el Ángel del Señor, (…)y les dijo: no teman, pues les anuncio una gran alegría, (…) les ha nacido (…) un salvador.”

Ofrecemos este tercer misterio por aquellas parejas que están habituadas  y paralizadas por conflictos. Especialmente te pedimos tu Espíritu Santo para conquistar a nuestra pareja TODOS LOS DÍAS. Ser expresión de tu Amor que nos alienta y da vida; desearle siempre “buenos días” o “buenas noches”, permitir que nuestra boca diga, desde el fondo de nuestro corazón, “te amo” al menos una vez al día. Abrazarnos como  fuente de amor y fe.

Señor alienta nuestro ánimo que se ha enfriado en el tiempo. Queremos esmerarnos en enamorar nuestra existencia con el amor a ti y a nosotros mismos.

Meditemos 5 minutos sobre: “no teman, pues les anuncio una gran alegría, (…) les ha nacido (…) un salvador.” y sobre qué necesidades tiene nuestra pareja.

Queremos ser tus misioneros de Amor.

Luego se reza un Padrenuestro, 10 Avemarías y Gloria.

Cuarto Misterio:

La Presentación (Lc 2, 22-25, 34-35)

“Llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarle al Señor, como está escrito en la Ley del Señor. (…) Y he aquí que había en Jerusalén un hombre llamado Simeón que esperaba la consolación de Israel; y estaba en él el Espíritu Santo. (…)Simeón les bendijo y dijo a María, su madre: Éste está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción- ¡y a ti misma una espada te traspasará el alma!- a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones.”

Ofrecemos este cuarto misterio por aquellas parejas que sufren la violencia física, mental, emocional o de discriminación. Especialmente te pedimos Señor que ilumines y guíes nuestras discusiones con tu Amor. Maestro queremos ser tus discípulos y cumplir las tareas que nos dejas día a día en el evangelio.

Que tu paz sea en nuestro hogar, que tu respeto sea nuestro respeto. Queremos aprender a escuchar y hablar, estando de acuerdo que no siempre estaremos de acuerdo. Queremos encarnar la verdad sin imponer nuestras ideas. Luchar por tu paz; acallar el grito o el maltrato.

Meditemos 5 minutos sobre :”¡y a ti misma una espada te traspasará el alma!- a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones.“ y sobre tu necesidades personales.

Somos instrumentos de tu paz.

Luego se reza un Padrenuestro, 10 Avemarías y Gloria.

Quinto Misterio:

La Virgen María y San José encuentran al Niño Jesús en el templo, después de haberlo perdido (Lc 2, 41-52)

“Sus padres iban todos los años a Jerusalén a la fiesta de la Pascua. (…) Subieron ellos como de costumbre a la fiesta y, al volverse, pasados los días, el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin saberlo sus padres(…).Se volvieron a Jerusalén en su busca(…). Al cabo de tres días, le encontraron en el templo sentado en medio de los maestros, escuchándoles y preguntándoles; todos los que le oían, estaban estupefactos por su inteligencia y sus respuestas.”

Te ofrecemos este quinto misterio por las parejas y familias confundidas, perseguidas y combatidas. Especialmente te pedimos nos ayudes a hablar de quien es nuestra pareja, demostrando devoción y amor, pues somos una expresión encarnada del Amor de Dios.

Te pedimos ser pareja que siente, apoya y admira los logros de uno, que también son del otro. Ayúdanos a ser pareja que se comparte plenamente desde el alma, mejor que amigos pues son espíritus compañeros de vida, del camino con intimidad, al encuentros de verdad. Queremos encarnar el camino, la verdad y la vida de Cristo en nuestra profundidad para compartir el cielo del Amor.

Meditemos 5 minutos sobre “todos los que le oían, estaban estupefactos por su inteligencia y sus respuestas.” y para pedir por el descanso eterno de las ánimas del purgatorio para que luzca en ellos la luz perpetua y descansen en Paz.

Guía:  Señor queremos encarnar tu Amor 

Luego se reza un Padrenuestro, 10 Avemarías y Gloria.

Al concluir los 5 misterios

Se rezan tres Ave María especiales

Guía: Te pedimos Santísima Virgen, Hija, Madre y Esposa, ruega por nosotros para que perseveremos en las virtudes de la fe, esperanza y caridad:

Guía: Dios te salve María Santísima, Hija de Dios Padre, virgen Purísima, en tus manos encomendamos nuestra fe para que la ilumines, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús….

Todos: Santa María, Madre de Dios…

Guía: Dios te salve María Santísima, Madre de Dios Hijos, virgen Purísima, en tus manos Encomendamos nuestra esperanza para que la alientes, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús….

Todos: Santa María, Madre de Dios…

Guía: Dios te salve María Santísima, Esposa de Dios Espíritu Santo, virgen Purísima, en tus Manos encomendamos nuestra caridad para que la inflames, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús….

Guía: Dios te salve María Santísima templo y sagrario de la Santísima Trinidad, Virgen concebida sin la culpa del pecado Original. Amén. Dios te Salve…

Todos: Reina y Madre, de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve a ti llamamos los desterrados hijos de Eva, a ti suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas, ¡Ea! Pues, Señora abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre, ¡Oh Clemente! ¡Oh Piadosa! ¡Oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestros Señor Jesucristo. Amen.

Letanías *

* Que significan súplica o ruego, ruegos públicos.

Se inician con un acto de reconocimiento a Dios, por quien vivimos, nos movemos y existimos (Hch 17, 28). Confesando nuestra dependencia absoluta a Dios. Las siguientes proclaman la presencia de Dios (Jn 4,16).

Guía: Señor, ten piedad de nosotros
Todos: Señor, ten piedad de nosotros
Guía: Cristo, ten piedad de nosotros
Todos: Cristo, ten piedad de nosotros
Guía: Señor , ten piedad de nosotros
Todos: Señor , ten piedad de nosotros
Guía: Cristo, óyenos
Todos: Cristo, óyenos
Guía: Cristo, escúchanos
Todos: Cristo, escúchanos
Guía: Padre celestial, que eres Dios
Todos: Ten piedad de nosotros
Guía: Hijo, Redentor del mundo, que eres Dios
Todos: Ten piedad de nosotros
Guía: Espíritu Santo, que eres Dios
Todos: Ten piedad de nosotros
Guía: Santísima Trinidad, que eres un solo Dios
Todos: Ten piedad de nosotros

Las letanías a la Virgen, con las que se exaltan todas sus virtudes, sus atribuciones y los nombres que se le dan en distintos lugares.

(A cada una de las siguientes letanías responderemos: Ruega por nosotros )

Guía:
Santa María…
Santa Madre de Dios
Santa Virgen de las Vírgenes
Madre de Jesucristo
Madre de la divina gracia
Madre Purísima
Madre castísima
Madre intacta
Madre sin mancha
Madre amable
Madre del buen consejo
Madre del Creador
Madre del Salvador
Madre de la Iglesia
Virgen prudentísima
Virgen venerable
Virgen digna de alabanza
Virgen poderosa
Virgen misericordiosa
Virgen fiel
Espejo de justicia
Trono de Sabiduría
Causa de nuestra alegría
Vaso espiritual
Vaso honorable
Vaso insigne de devoción
Rosa Mística
Torre de David
Torre de Marfil
Casa de Oro
Arca de la alianza
Puerta del cielo
Estrella de la mañana
Salud de los enfermos
Refugio de los pecadores
Consuelo de los afligidos
Auxilio de los cristianos
Reina de los Ángeles
Reina de los Patriarcas
Reina de los Profetas
Reina de los Mártires
Reina de los Confesores
Reina de las Vírgenes
Reina de todos los santos
Reina concebida sin pecado original
Reina llevada al cielo
Reina del Santísimo Rosario
Reina de la paz.
Todos:
Ruega por nosotros

Se termina haciendo una oración a Dios Padre, por su Hijo Jesucristo.

Guía: Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.
Todos: Óyenos Señor.
Guía: Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.
Todos: Perdónanos Señor.
Guía: Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.
Todos: Ten piedad y misericordia de nosotros.

Guía: Bajo tu amparo nos acogemos,…
Todos: Santa Madre de Dios. No desprecies las súplicas que te dirigimos ante nuestras necesidades: antes bien, líbranos de todos los peligros, ¡Virgen gloriosa y bendita!. Ruega por nosotros Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén.
Guía: Oh Dios, cuyo Unigénito Hijo, con su vida, muerte y resurrección, nos alcanzó el premio de la vida eterna: concédenos a quienes recordamos estos misterios del Santo Rosario, imitar lo que contienen y alcanzar lo que prometen. Por el mismo Jesucristo nuestro Señor.
Todos: Amén.
Guía: En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Oración para la reconciliación de pareja

Padre Nuestro ante ti somos quienes somos, pues has sido fiel a nosotros en lo prospero y en lo adverso, en la salud y la enfermedad, y nos has amado y respetado. Conoces nuestro pensamiento y sentimientos anidados hasta en lo más profundo de nuestro corazón. Nos amas hasta el extremo de dar la vida por nosotros.

Padre Nuestro creador del cielo y la tierra, de lo visible y lo invisible Todo lo sabes y todo es tuyo y sin embargo esperas pacientemente y con misericordia que te abramos la puerta para ayudarnos a poner en orden nuestra conciencia y retomar el rumbo del amor.

Padre Nuestro en Cristo, quiero reconciliarme contigo antes que a nadie: Te pido me perdones por no ponerte en primer lugar, amándote sobre todas las cosas. Tú eres el amor, origen, camino y destino de nuestra vida. Perdóname por olvidar amar. Perdóname por juzgar el bien y el mal y condenar y condenarme en mis juicios y justificaciones. Y hacerme esclavo de mis propias razones, como si todo lo supiera, como si conociera lo visible y lo invisible. Como si mi nombre fuera santificado. Perdóname por preferir el mundo al paraíso de tu amor. Perdóname por no cerrar mi puerta aunque fueran 10 minutos al día, para dialogar contigo.

Padre Nuestro clamo a tu Espíritu Santo, dame tu perdón para mirarme con el amor que me creaste y perdonarme por aquellos juicios que profería, por aquello que maldecía, por aquello que dejé de bendecir, por esa palabra que oculte, por esa ternura que detuve, por esa piedad que escondí, por esa soberbia y vanidad con que cubría la luz de tu amor en mí y en mi prójimo. Perdóname pues quiero perdonarme y transformar mis debilidades, mis defectos, mis ofensas, mis juicios en una bendición. Bendecir a mi prójimo y bendecirme.

Padre Nuestro, Dios trino y uno, dame tu perdón para pedirle el perdón a mi prójimo, a mi pareja, pues también es tu amor mi prójimo. Ayúdame a perdonarle cualquier ofensa, de palabra, obra o de omisión. A quitar mis juicios, sentencias y castigos que le he impuesto y que me han esclavizado, nos han esclavizado y hemos perdido la libertad donde decidimos por el amor y así nos responsabilizamos de nuestros errores y aciertos. Ayúdame a descubrir el amor junto con mi pareja, para que reconciliados tú y nosotros limpiemos maleza, cochambre, tizne, resentimientos y rencores y caminemos en tu amor, hasta el fin de los tiempos.

En nombre de Jesucristo con tu Espíritu Santo te pido Padre Nuestro por esta reconciliación y ruego a Santa María Virgen, a los ángeles y a los Santos que intercedan por nosotros ante Dios nuestro Señor.

AMEN

Oración final

¡Oh Dios, cuyo Unigénito, con su vida, muerte y resurrección, nos mereció el premio de la salvación eterna! Te suplicamos nos concedas que, meditando los misterios del santísimo rosario de la bienaventurada Virgen María, aceptemos al Espíritu Santo como guía en nuestra pareja, de nuestros pensamientos, palabras y obras, para que encarnemos el Amor de nuestro Señor. Te lo pedimos en nombre de Jesucristo nuestro Señor.

Todos: Amén.

Guía: Por la Señal de la Santa Cruz, líbranos Señor Nuestro.

Todos: En el Nombre del Padre, del hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Guía:Avemaría Purísima

Todos:  sin pecado concebida.

Guía:Vayamos a confiar el Amor que nos fue entregado, Amen.

Adquiere Rosario para la reconciliación de pareja,
para Cel., Tablet, PC o para imprimir y empastar
por  sólo MX$60 

Ten a la mano está publicación de Misión de Amor
con el modo de rezar el rosario, cada día de la semana.
Descubre la reconciliación unido a los misterios de la vida del Señor.
Pidiendo la intercesión de la Santísima Virgen,

La oración es un diálogo con Dios, con tu pareja y contigo.

50 meditaciones para creer y crear en el Amor,
perdonar y mirarse el uno en el otro y los dos en el Amor de Dios. 

Comprar en 

Autor entrada: Juan Manuel D'Acosta

Laico promotor y terapéita de Mision de Amor. Investigador de desarrollo de la espiritualidad en el conflicto. Lic. en Comunicación y postgrado en Psicoterapia de Pareja.

Deja un comentario