Devocionario con Cantoral, Novenario y Rosarios, por los difuntos
¡OFERTA! de $ 80 a MX$ 67
Añadir al carrito

Devocionario con el modo de rezar Rosario y Novenario para Difuntos
¡OFERTA! de $45 a MX$ 35
Añadir al carrito

Ritual completo por tus difuntos con el modo de rezar
¡OFERTA! de $110 a MX$ 88
Añadir al carrito

No soy dign@…

"No soy digno de vengas a mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanar"

Señor ¿Cuánta misericordia para la humanidad que olvida que somos hijos del padre nuestro? Emmanuel, Dios con y entre nosotros y nos dividimos entre hermanos. Buscamos el Amor y nos alejamos de ti. Cuanto Amor nos tienes para encarnarte en la Sagrada Eucaristía y ser “Dios con Nosotros”.

IMG-20160526-WA0024

Gracias por ser “Dios con Nosotros”, en el Cuerpo de Cristo. Naces entre los peregrinos y desposeídos, te acurrucas entre las carencias, te encarnas como hombre para llevarnos a tu divina presencia.

Gracias por ser “Corpus Christi” con nosotros y vencer todo obstáculo. Levantaste en el madero la salvación, en el pan y el vino está tu presencia. En el perdón revelas el misterio de redención.

Con el agua nos unes a ti desde tu bautismo como hombre, para ser Padre, en la Hermandad de Cristo con el Espíritu Santo.

Estás entre los perseguidos, los injuriados, los sencillos. Tu Espíritu Santo es camino, verdad y vida entre la soberbia de la Ley y la vanidad y el olvido de los hombres.

Tu Amor no da el perdón para dejar de ser esclavos de quienes condenamos, guardamos rencor o tienen deuda o culpa.

Nos conoces y recibes nuestras culpas, juicios, martirios y condena, para transformarlos. Ante la duda y el temor, nos enseñas a dialogar contigo en la oración. A tener presente al  Padre Nuestro y habitar en el cielo y alcanzar.

Estás presente en cuerpo, sangre, alma y divinidad en el Sagrado Pan de la Cena Pascual, para que siempre seamos uno. Eres salud para los enfermos, libertad para los poseídos. Generoso entre los hambrientos, consuelo y fortaleza para débiles y cansados.

Señor, tu sabes que destruimos a quien nos contradice y te contradecimos. Eres fiel y conoces nuestras traiciones. Nos has visto negarte tantas veces y burlarnos del dolor de nuestro prójimo doliente y aún así te compadeces de nosotros y aceptas la cruz de cada uno de nuestros días, perdonas las ofensas y entregas tu Amor.

En cada celebración de la Santa Misa pagas nuestra dignidad con precio de sangre, sin cobrarnos deuda. ¿Quien puede llamarnos indignos? si tu Amor ha pagado tanto por nuestra dignidad.

¿Quien como Tú, Señor? que vences a la muerte, sometes a los infiernos y resucitas pleno para continuar llevándonos a la plenitud de tu presencia en el Amor.

Es tan grande tu Amor que la razón no alcanza a entender, pero nos entregas tu Espíritu a nuestro espíritu para que sea luz y expresión de nuestras expresiones. Sabiduría, inteligencia, temor de Dios, Gozo, Paz, Amor, Perseverancia… toda tu luz para cualquier sombra en nuestro breve paso por la tierra. Pues eres Dios con nosotros.

Sólo tu Señor eres capaz de abrazarnos con el universo y alimentarnos con tu cuerpo y sangre y animar nuestro espíritu, con el camino y la verdad y la vida de tu Espíritu Santo. Sólo tu Señor eres Dios y pastor hablando a las ovejas y regresas a buscar a quienes nos perdemos. Eres Padre que espera el regreso del hijo pródigo. Nos llamas hermanos en lugar de siervos. Nos das tu presencia en nuestro espíritu. ¡Que paciencia la tuya!  esperas el momento en que nos retiremos para orar y dialogar contigo para ser en nosotros y nosotros en ti.

Dios con nosotros y nosotros en Dios. Gracias por recibirme en este momento en que miro en el reflejo de mi vida tu presencia. En los pensamientos y la emoción de mi existencia encuentro tu Amor. En el cuerpo que me sostiene tu palabra encarnada. En el prójimo tu presencia como en mi mismo.

Repito siempre “Dios te bendice”  pues estas con nosotros. Miren: ¡Dios está entre nosotros! mira el “Corpus Christi” y cree.

“No soy digno de vengas a mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanar”

Día de Corpus Christi

TOLUCA, México.- Fieles católicos acudieron este día de Corpus Christi a escuchar la tradicional misa de medio día, niños y niñas fueron vestidos de indígenas y algunos se tomaron la foto en los escenarios que se colocan alrededor de la Catedral de Toluca para tener un recuerdo de este día. Agencia MVT / Crisanta Espinosa. (DIGITAL)

TOLUCA, México.- Fieles católicos acudieron este día de Corpus Christi a escuchar la tradicional misa de medio día, niños y niñas fueron vestidos de indígenas y algunos se tomaron la foto en los escenarios que se colocan alrededor de la Catedral de Toluca para tener un recuerdo de este día. Agencia MVT / Crisanta Espinosa. (DIGITAL)

Te encuentro en el relato de San Lucas( 7,1-10)

Cuando Jesús terminó de decir todas estas cosas al pueblo, entró en Cafarnaún.
Había allí un centurión que tenía un sirviente enfermo, a punto de morir, al que estimaba mucho.
Como había oído hablar de Jesús, envió a unos ancianos judíos para rogarle que viniera a curar a su servidor.

Cuando estuvieron cerca de Jesús, le suplicaron con insistencia, diciéndole: “El merece que le hagas este favor, porque ama a nuestra nación y nos ha construido la sinagoga”.

Jesús fue con ellos, y cuando ya estaba cerca de la casa, el centurión le mandó decir por unos amigos: “Señor, no te molestes, porque no soy digno de que entres en mi casa; por eso no me consideré digno de ir a verte personalmente. Basta que digas una palabra y mi sirviente se sanará.

Porque yo -que no soy más que un oficial subalterno, pero tengo soldados a mis órdenes- cuando digo a uno: ‘Ve’, él va; y a otro: ‘Ven’, él viene; y cuando digo a mi sirviente: ‘¡Tienes que hacer esto!’, él lo hace”.
Al oír estas palabras, Jesús se admiró de él y, volviéndose a la multitud que lo seguía, dijo: “Yo les aseguro que ni siquiera en Israel he encontrado tanta fe”.

Cuando los enviados regresaron a la casa, encontraron al sirviente completamente sano.

¡Esto es Palabra de Dios!

Te puede interesar

Deja un comentario