Leer sólo si tienes tiempo para Dios

Gracias por extender la Misión de Amor:

Asegúrate de leer todo,  al final está la bendición.

Fácil vs Difícil

¿Por qué es tan difícil decir la verdad y tan fácil mentir?

¿Por qué tenemos tanto sueño en la iglesia, pero cuando termina el Sermón repentinamente estamos tan despiertos?

¿Por qué es tan difícil hablar de Dios y tan fácil decir cosas sucias?

¿Por qué es tan aburrido leer una revista cristiana, y tan divertido hojear una con contenido repugnante?

Por qué es tan fácil borrar mensajes de Dios y reenviar mensajes sucios?

¿Por qué templos y capillas se vuelven más pequeños mientras los bares y discotecas crecen en tamaño?

¿Te das por vencido?

Piensa si vas a comparir este mensaje o lo vas ignorar. Solo recuerda que Dios está observándote

¡Que Dios te guarde y te bendiga siempre! –

¿cuánta gente ni siquiera leerá la historia sólo por el título?

Un día Satanás y Jesús estaban conversando. Satanás acababa de ir al Jardín del Edén, y estaba mofándose y riéndose diciendo:

– ¡Si Señor!… acabo de apoderarme del mundo lleno de gente de allá abajo. Les tendí una trampa, usé cebo que sabia que no podrían resistir.

– ¡Cayeron todos!

– ¿Que vas a hacer con ellos? Preguntó Jesús.

– ¡Ah!, me voy a divertir con ellos. Respondió Satanás.

– Les enseñaré como casarse y divorciarse, cómo odiar y abusar uno del otro, a beber y fumar y por supuesto, les enseñaré a inventar armas y bombas para que se destruyan entre sí. ¡Realmente me voy a divertir!

– ¿Y qué harás cuando te canses de ellos? Le preguntó Jesús.

– Ah, los mataré. Dijo Satanás con la mirada llena de odio y orgullo.

– ¿Cuánto quieres por ellos? Preguntó Jesús.

– ¿Qué?… ¡ah, tu no quieres a esa gente!… ellos no son buenos.

– ¿Por qué los querrías tomar? si tú los tomas, ellos te odiarán. Escupirán a tu rostro, te maldecirán y te matarán…

– ¡Tu no quieres a esa gente!

– ¿Cuánto quieres por ellos?, preguntó nuevamente Jesús a Satanás. Satanás miró a Jesús y sarcásticamente respondió:

– Toda tu sangre, tus lágrimas, tus dolores, en suma… ¡quiero toda tu vida!

Entonces Jesús dijo muy firme y solemne:

– ¡HECHO!…

Y así fue como pago el precio por todos y cada uno de nosotros.

NOTAS:

a) No es curioso lo fácil que es despreciar a Dios y luego preguntarse por qué el mundo se está yendo al infierno…

b) No es curioso cómo alguien puede decir ‘Creo en Dios’ y seguir a Satanás…

c) ¿Acaso no es curioso e irónico que envíes miles de mensajes con chistes a través del correo electrónico, los cuales se riegan como pólvora, pero cuando empiezas a enviar mensajes que se refieren a El Señor, la gente lo piensa dos veces antes de compartirlos?

d) No es curioso que cuando llegue el momento de compartir este mensaje, vas dudar, pues no estás seguro(a) de lo que vayan a pensar de ti

e) No es curioso cómo la gente puede estar más preocupada de lo que los demás piensen de ellos que lo que piense Dios

f) Pido a Dios por todo aquel que comparta este mensaje a todos, para que descubran la bendición de Dios en su vida.

¡EL SEÑOR TE BENDICE!…

Autor entrada: Juan Manuel D'Acosta

Laico promotor y terapéita de Mision de Amor. Investigador de desarrollo de la espiritualidad en el conflicto. Lic. en Comunicación y postgrado en Psicoterapia de Pareja.

Deja un comentario