Medita: ¿conflicto o paz?

Gracias por extender la Misión de Amor:

10 meditaciones del viaje espiritual 6/10

La sexta decisión a meditar es “Dar pasos en el conflicto o la paz”.

Cuando nos enfrentamos a una situación confusa, dolorosa, peligrosa o que nos afecta directamente, en nosotros está mirarla en paz o en conflicto, de hecho el conflicto ya está presente en nuestra conciencia y siempre podremos mantenernos en el conflicto o mirar desde la paz con rumbo a la paz. El enojo, el desprecio, la violencia, la ley del hielo”, el chantaje o cualquiera de los modos de conflicto que hemos aprendido para resolver un conflicto solo nos moverán de un conflicto a otro.

El conflicto sobre un tema puede cambiarse por el conflicto de la forma en que estamos hablando o dejando de hablar o actuar y no resolvemos. De hecho cada conflicto tiene una lección y en la mayoría de los casos habla de una parte de nosotros que queremos mantener oculta y el conflicto nos amenaza con descubrirnos y mirar nuestra debilidad. ¿por qué Cristo nos dice ama a tus enemigos? No es sólo porque también son expresión de amor de Dios, también son apoyo para fortalecer nuestras debilidades.

Un día le pregunte a un general de división ¿Que prefiere un enemigo maldito o un enemigo bendito? A lo cual respondió: Bendito y ¿Quien le obliga a fortalecer sus debilidades el amigo o el enemigo? A lo que respond sin dudarlo “El enemigo” luego prosiguió un una larga explicación de estrategias militares, per el punto central es que el enemigo o la persona o la realidad con la que tenemos conflicto nos muestra un camino de bendición, el fortalecimiento de nuestras debilidades. Pero esta bendición sólo la podremos encontrar en el conflicto si decidimos, mirar la paz en el conflicto. Darle esa luz de amor a ese instante lo ilumina, le da sentido y rumbo, nos bendice al bendecir el momento y la ocasión de aprender del conflicto.

Cuando aprendemos del conflicto generalmente nunca regresará pues ya sabremos como manejarlo en Paz. Al mirar a una persona que está alterada, en nosotros está mirarlo como alguien que nos agrede o como alguien que necesita ayuda, necesita de nuestra compasión y entonces nuestro camino será salvar al prójimo y dejar de condenarlo. Cristo es un ejemplo vivo del encuentro en paz con los enemigos, del perdón a quienes lo ofendían y lastimaban y de la respuesta a salvarlos intercediendo por nosotros los pecadores.

En el conflicto busca la paz y la lección que Dios te entrega para corregir tus debilidades, bendecir y salvar a tu prójimo. La paz es un don que os entrega el Señor, al compartirla crece y la vemos encarnarse en nosotros.

(Juan 14, 27:28)”La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo. Oísteis que yo os dije: “Me voy, y vendré a vosotros. Si me amarais, os regocijaríais porque voy al Padre, ya que el Padre es mayor que yo”

Te puede interesar

Deja un comentario