Ofrenda para nuestros fieles difuntos

Gracias por extender la Misión de Amor:
  • . La ofrenda a nuestros fieles difuntos es un ruego que el Señor escucha con misericordia.

La Iglesia celebra, el día 2, la fiesta de los fieles difuntos. Sea este día, la celebración de su aniversario o el día inspirado para iniciar este ruego en ofrenda por nueve días.

Dios permita, que todos conservamos, siempre vivo, el recuerdo de nuestros seres queridos que se nos han adelantado para ir a la casa del Padre. Como sacerdotes bautismales hagamos oración y presentemos nuestros ruegos en la Santa Misa, donde se encarna nuestro Señor Jesucristo como puerta viva de la resurrección. Con Él y en Él, espiritualmente somos uno con ellos. Con Él y en Él se renueva la verdad de que nuestra vida tiene un camino más allá de esta tierra.

Con este gusto, de poder entregar tu espiritualidad por el bien de los difuntos y así encontrar el amor y la paz en tu corazón, haz esta novena, rezando a las animas del purgatorio nueve días: iniciando su aniversario luctuoso o a partir de la fiesta de los Fieles Difuntos. Sin sustituir el rezo del rosario o el santificador encuentro con el Señor en la Santa Misa.

Aprovecha la oportunidad de interceder, unidos todos en oración, por nuestros seres queridos.

Si deseas enviarme los nombres y las intenciones llenando el siguiente formulario.

Este diálogo es dirigido a Dios. Se presenta como ofertorio en la Santa Misa del Padre Juan Marcos Cadena

* Campos necesarios

Asunto:*
Mensaje:*
Nombre:*
E-mail:*
Autorizo a que la publiquen:
Para enviar escribe los siguientes caracteres:

NOVENA

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Roguemos por todas las almas del Purgatorio, especialmente por los sacerdotes, nuestros familiares, amigos y quienes nos causaron algún daño, para que logren el descanso eterno y luzca para ellos la luz perpetua unidos al Padre Nuestro en el cielo.

Especialmente imploramos 100 veces por el eterno descanso de los difuntos _______  y de las ánimas del purgatorio por quienes podamos interceder al Padre, en el nombre del Hijo con el Espíritu Santo.

R. Amen

  • INSTRUCCIONES: Usa el rosario común de cinco decenas 2 veces para formar la centena de Réquiem de esta manera:

1.- INICIO,
2.- Luego: 10 réquiem  Luego un  vez  jaculatoria, ofrenda, Padrenuestro, ave maría y credo. Continúas 1
0 réquiem  Luego un  vez  jaculatoria, ofrenda, Padrenuestro, ave maría y credo …. Diez veces

3.- CONCLUSION y RECOMENDACION

INICIO:

Padrenuestro, ave maría y credo.

(Se repite tres veces) “Oh Sangre y Agua, que brotaron del Corazón de Jesús como una fuente de Misericordia para nosotros, en Ustedes confío”.
Jesús, María, los amo, salven sus almas.

10 ciclos

En cada una de las 10 cuentas pequeñas

En cada cuenta grande la  JACULATORIA, OFRENDA  y Padrenuestro, ave maría y credo 
REQUIEM JACULATORIA OFRENDA
Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros y del mundo entero.

Dales, Señor, el eterno descanso y que luzca para ellas tu eterna luz…(10 veces)

Almas santas, almas purgantes, rueguen a Dios por nosotros, que nosotros rogaremos por ustedes para que ´Él les dé la gloria del paraíso. Padre Eterno, te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, nuestro Señor Jesucristo, en unión con las Misas celebradas hoy en todo el mundo, por las Benditas Almas del Purgatorio, y por los pecados y pecadores del mundo entero.

Padrenuestro, ave maría y credo

(Después de los 100 réquiem)

CONCLUSION:

DE PROFUNDIS (Salmo CXXIX de David)

Desde el profundo abismo de mis penas
a Ti clamo, Señor, de noche y día;
oye, mi Dios, los incesantes ruegos
de un corazón contrito que se humilla.

Estén gratos y atentos tus oídos
a mi voz lamentable y dolorida:
a Ti mis ayes y gemidos lleguen
pues a escucharlos tu piedad se inclina.

¿Si siempre airado tus divinos ojos
sobre las culpas de los hombres fijas,
quién estará confiado en tu presencia,
confundiéndonos sólo ante tu vista?

Más la eterna palabra de tu seno
que aplaque espero tus terribles iras;
porque son inefables tus promesas
y con tus gracias pecador invitas.

Así aunque mi alma acongojada gime
contemplando el rigor de tu justicia,
por tu palabra la indulgencia espera,
de que la hacen culpas tan indigna.

¡Oh pueblo electo! De mañana y noche,
en todos tus peligros y fatigas,
acógete al Señor con la confianza
que en su ley soberana nos intima.

Porque es inagotable su clemencia;
se muestra con los flacos compasiva;
de todas sus miserias los redime,
y siempre que le claman los auxilia.

Este Dios abrevie el tiempo
en que logre Israel su eterna dicha
cuando de tus pecados la liberte,
que con tanto rigor la tiranizan.

RECOMENDACIÓN:

¡Almas benditas! nosotros hemos rogado por ustedes que son tan amadas de Dios y están seguras de no poderlo más perder: rueguenle por nosotros miserables que estamos en peligro de condenarnos para siempre.

¡Dulce Jesús, dales el descanso eterno a las benditas almas del Purgatorio!
Y luzca para ellas la luz perpetua
Descansen en Paz
R. Amen

CONCLUSION.

Señor Dios que nos dejaste la señal de la cruz en la sábana santa en la cual fue envuelto tu cuerpo Santísimo cuando por José fuiste bajado de la cruz, concédenos Señor que por tu muerte y sepultura santa, sea llevada el alma de tus siervos: _____________ a tu gloria y resurrección en donde vives y reinas, en unidad del Espíritu Santo, por  los siglos de los siglos.
R. Amén.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

R. Amen.

Autor entrada: Juan Manuel D'Acosta

Laico promotor y terapéita de Mision de Amor. Investigador de desarrollo de la espiritualidad en el conflicto. Lic. en Comunicación y postgrado en Psicoterapia de Pareja.

Deja un comentario