Devocionario con Cantoral, Novenario y Rosarios, por los difuntos
¡OFERTA! de $ 80 a MX$ 67
Añadir al carrito

Devocionario con el modo de rezar Rosario y Novenario para Difuntos
¡OFERTA! de $45 a MX$ 35
Añadir al carrito

Ritual completo por tus difuntos con el modo de rezar
¡OFERTA! de $110 a MX$ 88
Añadir al carrito

No sé qué hacer “Jesús, en ti confío”

Quiero al papá de mi hija para ella, pero ya no sé qué hacer. A veces quisiera que las cosas se arreglarán rápido y más me desanimo. Ya no le voy hablar, por que me pongo mal cuando no me contesta.

Ya no me contesta. Ni siquiera por que su hija quiere hablar con él. ¿Por qué los hombres son así de egoístas?. Ya no tengo esperanzas, lo perdí. El no me ama y sólo me estoy haciendo tonta yo sola. Mi hija es más importante que Amar.

¿Todo es mi responsabilidad? no quiero alguien perfecto sólo le pedía que dejará la bebida, por que es alcohólico y es muy grosero cuando toma. Es todo, lo acepté tal como es, con sus locuras y todo. Lo intenté muchas veces, pero el nunca se dejo me humilló y trate de arreglar las cosas. Estoy tratando de arreglar las cosas.

Ni yo soy la víctima, ni le acepto mis culpas. No soy perfecta y también soy un ser humano que se equivoca ¿Entonces soy basura? Mmmm pues ya no entiendo. Se que me equivoque y por eso quiero arreglarlo y ya no se puede.

Voy a seguir orando y platicando mucho con el Señor, con mucha fe. Y no le voy hablar para que se le pase el enojo a ver qué pasa. No soy así, aceptó que yo también me equivoque y no quiero una persona perfecta, por que yo no lo soy ¿ya no es posible con él?

Reflexión

Si permites que tu fe en el Amor se desvanezca, ¿de qué servirán tus ruegos? El que crea se salvará. El que no crea, se condenará.

Anunciale la buena noticia: El Amor existe, es la verdad, el camino y la vida y viene a tu encuentro

¿Tienes algo más importante que Amar?

El conflicto es como una parálisis en el Amor y la gente te dirá que no hay forma de caminar. La emoción te dice sepárate y la razón lo justifica. Pero tu espíritu quiere Amar en verdad. Amar es tu origen, tu camino y su destino. El bloqueo de tu Amor es responsabilidad tuya. Es fácil amar a quien cumple lo que le pides. ¿Que mérito tiene? pero eso de amar hasta al enemigo, eso parece una locura

El conflicto es una oportunidad de creer y crecer en el Amor de sazonar la vida con nuevos ingredientes. La parálisis de pareja pide levantarse y volver a caminar.

¿Que padres le darás a tu familia? ¿Alguien que no contesta, borracho y grosero?

Si tu juzgas al papá de tu hija, será un condenado y ´perderás tu libertad pues tendrás que cuidar que se cumpla tu sentencia. Para juzgar necesitas un juez (tú) una victima (tú), una ley (la tuya), un condenado (el alcohólico y grosero), una condena justificando que es un condenado que no merece a la víctima (negar el amor y abandonarlo). El condenado tendrá que cumplir tu sentencia de por vida (tendrás que ser la carcelera y tu hija la supervisora)

“Si no te atiende y enferma: libérate, déjalo” Esa es la herencia que entregarías a tu hija. Según te lo dice justificadamente tu mente. Pero tu espíritu sabe que así se pierde la libertad. La libertad está al Amar. Es muy sencillo decir te perdono tus faltas, pero levantar a la familia con parálisis alcohólica y grosera, para que vuelvan a caminar, es Amar.

¿Hasta cuantas veces perdonas? Ama y perdona. Ilumina con el Amor, levanta con la misericordia del Amor, recuerda que eres una expresión del amor de Dios. Dios no hace basura. Tu eres su Amor encarnado, eres perfecta en el Amor. Eres un Amor a imagen y semejanza. Cree en el Amor con el que El Espíritu Santo de Dios te anima y viene a tu encuentro en Jesucristo.

El espíritu es tu anima, tu ánimo. El alma que te sostiene, te guía, te consuela y te impulsa a ser una expresión de Amor y extender ese Amor. El Amor no te puede salvar si no te conectas con el Amor.

Orar es un dialogo continuo con el camino, la verdad y la vida. Ese dialogo es la fuente de la transformación. La cuerda con la que te unes al Amor es la fe, sin fe no te puede salvar el Amor. Tu Amor es el que ilumina la oscuridad, si la ocultas (desanimas) ¿como animarás a quien está en la oscuridad?

El gozo en la vida de la pareja se descubre cuando resuelven el conflicto, es donde descubren la fuerza del Amor. Si permites que tu fe en el Amor se desvanezca, ¿de qué servirán tus ruegos?

Ama, esa es la oración a Dios, con la fe que tengas, lo demás lo hará el Amor. Dios es Amor. Ama y salvarás la adversidad . El Señor el Señor te asistirá y confirmara su palabra con los milagros que te acompañen. Si crees en el Amor arrojarás a los demonios en Nombre de Jesucristo y hablarás de nuevas formas para que te comprendan. Esto dice el Señor. Cree en el Amor y no lo niegues ante nadie. Si niegas el Amor, niegas toda salvación.

Ama en la oración:

Cada vez y en todo lugar. Ante todo… “Jesús, en ti confío”

Antes de hablar, cuando te asechen buenos y malos pensamientos…“Jesús, en ti confío”

Hasta que lo sientas y tu cuerpo lo traspiré y todos sepan… “Jesús, en ti confío”

Deja que Dios sea Dios, deja que el Amor se exprese, no trates de encasillarlo o etiquetarlo. Mira como se extiende y observa como Dios es Dios… “Jesús, en ti confío”

En el cansancio, el desanimo, frente a tu hija, antes de dormir, despertando. En la carencia y los alimentos, en el trayecto y en el reposo… “Jesús, en ti confío”

Esto es palabra de Dios relatada en el Evangelio según San Marcos (16,15-20)

Entonces les dijo: “Vayan por todo el mundo, anuncien la Buena Noticia a toda la creación.”

El que crea y se bautice, se salvará. El que no crea, se condenará.

Y estos prodigios acompañarán a los que crean: arrojarán a los demonios en mi Nombre y hablarán nuevas lenguas; podrán tomar a las serpientes con sus manos, y si beben un veneno mortal no les hará ningún daño; impondrán las manos sobre los enfermos y los curarán”.

Después de decirles esto, el Señor Jesús fue llevado al cielo y está sentado a la derecha de Dios.

Ellos fueron a predicar por todas partes, y el Señor los asistía y confirmaba su palabra con los milagros que la acompañaban.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *