Oración por mi espos@

Gracias por extender la Misión de Amor:

Señor, Tú nos pides que tomemos el yugo y caminemos juntos, pues tu yugo es suave y tu carga ligera. Te pido por mi cónyuge, ese ser lleno de tu amor con quien comparto mi yugo. Has puesto el amor para unirnos y nuestro egoísmo y el adversario parece insistir en separar el paso y nuestro rumbo. Gracias por permitirme decidir por compartirme con mi espos@ para compartir las bendiciones de tu camino. Para crecer y multiplicarnos, para ir por todo el mundo encarnando el amor, buscando la paz y el perdón.

Señor, Tú todo lo sabes y has estado en nuestra vida a cada instante, miras como hemos estado en desacuerdo tantas veces, algunas hemos sabido resolver el conflicto en paz, otras tantas más hemos caído en la tentación de querer mirarnos separados o de afirmar nuestros intereses individuales sobre los intereses de la pareja y, peor aún, he puesto o mi espos@ ha puesto el interés personal antes que tu tu voluntad, olvidando que estás a un lado de nosotros, que estoy a un lado de mi y que mi espos@ está a un lado mío.

Que pesado hacemos el yugo de pareja cuando intentamos ser “yo” y “yo” caminando en un yugo donde somos “nosotros”. Cónyuges : Nosotros en Ti. Gracias por unirnos con la fuerza del amor que a veces lacera y duele, dolor que nos recuerda que estamos unidos más profundo que la razón , las emociones o las obras que realicemos. Nos duele desde el fondo de nuestro ser pues estamos unidos en el camino tu amor.

Así como tu pones la semilla en el árbol o los granos de arroz en las varillas y nosotros tenemos la libertad y la fuerza para cosechar, así decidí aceptarl@ por espos@, tomar en mi vida esta semilla de amor que tu has puesto en el camino de mi vida para ser una sola carne, unidos por el espíritu del amor: Tu Espíritu Santo. Gracias por el amor con que creaste a mi espos@, la transformas e impulsas constantemente a que dé frutos y semillas de amor. Gracias por permitirme ser su vida y que sea mi vida en la unión de tu amor.

Bendice a mi espos@

  • Por las diferencias que tenemos, pues es ahí donde esta nuestro complemento.
  • Cuando señale mis defectos y debilidades, pues tengo la oportunidad de descubrir que en mi debilidad estás Tú que eres nuestra fortaleza.
  • Cuando reclame las carencias, pues en la pobreza encontraremos tu riqueza.
  • Cuando me da su egoísmo , pues me das oportunidad de sanar y perdonar en el amor.
  • Cuando le entrego mi egoísmo, con la claridad y fuerza de tu Espíritu Santo abrirá la puerta de mi amor.
  • Cuando tenga una caída, para que unidos en el yugo nos levantemos.
  • Cuando caigo en tentación, pues tu presencia en ella me levantará y me protegerá del enemigo.
  • Cuando guíe a los hijos que hemos encarnado con tu gracia infinita, pues ellos recibirán la herencia de nuestras bendiciones-
  • Cuando enfrente al adversario y escuche voces de condena, pues si descubre tu luz, no habrá sombra que la inquiete.
  • En sus labores, fortaléceme en las mías, pues el yugo une nuestro paso y apoyados en ti la carga es suave y ligera.
  • Con la fidelidad de tu amor, no permitas que le condene a quien tu has venido a salvar
  • En sus pecados de palabras, obras u omisión, Manda que se levante con tu amor.
  • En sus adicciones, que no prevalezca ningún infierno sobre tu cuerpo místico.
  • En el altar de nuestro lecho, para que descubramos el beso del amor profundo.

Bendice a mi espos@ con tu perdón: por sus pecados, sus errores, en la separación, la violencia, los juicios y condenas. Mira con misericordia a quien amaste hasta dar la vida por su salvación.

Bendice a mi espos@ con tu paz. Que trabaje por la paz porque Tu nos dices: “Bienaventurados quienes trabajan por la paz, porque ellos se llamarán los Hijos de Dios”

Bendice a mi espos@ en la prosperidad y en adversidad, en tu camino está la generosidad en la abundancia y la riqueza en la pobreza

Bendie a mi espos@ en la salud y en la enfermedad, para siempre descubrir que Tu eres la salud en la enfermedad.

Bendice a mi espos@, te lo pido en nombre de Jesucristo tu hijo, nuestro Señor, que vives y reinas en la unidad del Espíritu Santo y son un sólo Dios un sólo Señor.

Amen

(RDP)

 

Autor entrada: Juan Manuel D'Acosta

Laico promotor y terapéita de Mision de Amor. Investigador de desarrollo de la espiritualidad en el conflicto. Lic. en Comunicación y postgrado en Psicoterapia de Pareja.

Deja un comentario