Frutos retiro 13 nov

Gracias por extender la Misión de Amor:

el acicitli, en el 35, morelos

Retiro al  Acicintli ” BUSCANDO A DIOS por Internet

Una de las personas que llegó al retiro del  dia  Sábado  13 de Noviembre, nos comparte que llegó hasta Misión de Amor luego de teclear en algún buscador : “buscando a  Dios”. Esa frase fue el inicio de su retiro semanas antes, cuando descubría en su vida problemas que parecían  no tener solución y recurrió  al único que nos ayuda siempre: “Dios”.

El Centurión que le pide a Jesús sane a su estimado criado diciéndole: con una sola palabra suya sanará. (Mateo 8. 5-10) y  en momentos difíciles es lo que buscamos desesperadamente: sanar ese dolor, tener la respuesta  a ese  acontecimiento que nos quita la paz, la vida y  probablemente  la salud, recuperar lo que sabemos perdido  “el amor” todo se resume a eso. En esta búsqueda, retirados, Dios nos llevó por caminos que ni siquiera imaginamos y que serían la respuesta a  las preguntas que se plantea nuestro corazón-

Iniciamos el retiro visitando a  “El Santísimo” en el Sagrario.  Ahí  platicamos unos minutos con  El, encomendándole este retiro, leímos el evangelio del domingo y salimos  a un lugar llamado el  Acicintli , en donde hay  un  río. Caminamos por la  ribera  durante   algún tiempo, y nos detuvimos  a meditar en el evangelio que decía   “Grábense bien que no tienen que preparar de antemano su defensa, porque yo les daré palabras sabias, a las que no podrá resistir ni contradecir ningún adversario de ustedes”- De esta forma,  entre  el correr del  río a nuestros pies , el viento acariciándonos, el sol  con su luz y calor  y “El Santísimo” en nuestra compañía , me sentí  aquietada al saber  y sentir que  sólo tengo que  fluir ante la vida , de la misma forma que el río. Así  sin quererla detener. Que si  actúo con base al amor  nadie podrá juzgarme  y si aun así lo hicieran  yo estaría tranquila  y en paz porque Dios me daría en el momento justo las palabras  adecuadas y no tendré que  pelear con nadie para defenderme, porque nadie me podrá dañar, como no se puede dañar el agua que fluye.

De regreso,  miré dentro del grupo  unos ojos  que habían llorado, pero que también reflejaban esperanza  y ánimo de  continuar en el camino, de no detenerse, de querer mirar hacia el amor. Los caminos de  Dios son extraños. “Buscando a  Dios“ por Internet, el corazón encontró la paz – De regreso  nos despedimos con un abrazo y unas mandarinas para el camino.

Quizá nunca  nos volvamos a encontrar en la vida, pero que en este retiro encontró el amor de Dios.

Autor entrada: misiondeamor

Laico promotor y terapéita de Mision de Amor. Investigador de desarrollo de la espiritualidad en el conflicto. Lic. en Comunicación y postgrado en Psicoterapia de Pareja.

Deja un comentario