Abre y reenvía el mensaje del perdón

Hoy al entrar a la casa de alguien diré: \"la paz sea en esta casa\""."

Mi Señor, me cuesta trabajo pensar que soy tu mensajero del perdón. Parece muy ostentoso sentir que me has enviado para hablarles de tu salvación Se me dificulta descubrir tú presencia en mi corazón y me cuesta trabajo hablarle al corazón de los demás, tengo rencores y resentimientos. Por eso acudo a ti. Fuente de misericordia y de sabiduría. Tú que me llamas insistentemente para que comparta tu Amor. Tu que tocas la puerta de mi alma y me dices “Abre” pidiendo que se exprese tu amor, que lleve tu mensaje de Amor.

Leo el evangelio de hoy buscando tu luz

Juan el Bautista oyó hablar en la cárcel de las obras de Cristo, y mandó a dos de sus discípulos para preguntarle:
«¿Eres tú el que ha de venir o debemos esperar a otro?».
Jesús les respondió: «Vayan a contar a Juan lo que ustedes oyen y ven:
los ciegos ven y los paralíticos caminan; los leprosos son purificados y los sordos oyen; los muertos resucitan y la Buena Noticia es anunciada a los pobres.
¡Y feliz aquel para quien yo no sea motivo de tropiezo!».
Mientras los enviados de Juan se retiraban, Jesús empezó a hablar de él a la multitud, diciendo: «¿Qué fueron a ver al desierto? ¿Una caña agitada por el viento?
¿Qué fueron a ver? ¿Un hombre vestido con refinamiento? Los que se visten de esa manera viven en los palacios de los reyes.
¿Qué fueron a ver entonces? ¿Un profeta? Les aseguro que sí, y más que un profeta.
El es aquel de quien está escrito: Yo envío a mi mensajero delante de ti, para prepararte el camino.

Les aseguro que no ha nacido ningún hombre más grande que Juan el Bautista; y sin embargo, el más pequeño en el Reino de los Cielos es más grande que él.

Esto es palabra de Dios

Evangelio según San Mateo 11,2-11.

Tu eres el que ha de venir, Tú eres el mensaje del Amor

Tú eres el mensajero del Padre, en quien, el Padre Nuestro, se complace. Antes vinieron los ángeles y los profetas, mensajeros a quienes ignoraron los padres de nuestros padres, luego el Padre nos mandó el mensaje contigo, su Hijo. Y lo mataron creyendo que matarían al heredero. Y resucitó el heredero, y sigues mandando lo que manda el padre. Eres el heredero que sigue llamando a la humanidad para que sea mensajera del amor en la humanidad.

Que gozo es compartir tu palabra con las personas que comen el pan de la palabra y disfrutan tu sazón. O beben el vino del sacrificio, que tu conviertes en tu sangre y reconocen tu sacrificio celestial. Tu eres el mensaje y el mensajero, compartes tu alma y divinidad para que conversemos con tu espíritu.

Nos has enviado a todos como mensaje y tus mensajeros de amor, especialmente hacia el doliente y a quien han contrariado el Amor. Quieres que les anunciemos tu presencia amorosa, entregarles tu palabra y tu espíritu de amor y vida.

Aún en los momentos más difíciles, nos sigues entregando la vida plena que viene del amor.

Nos envías para ser mensajeros del amor, especialmente con la pareja con quien decidí compartir el amor. Tu nos alimentas de amor, Somos expresión encarnada del Amor del Padre Nuestro. Que sea tu mensajero con los hijos, que son la bendición que tú nos has compartido, son renuevos en nuestra vida. Y nos insistes en que también son tus mensajeros los amigos, y quienes pasan por la calle, los desposeídos, los abandonados, las viudas, los huérfanos y los niños. Son mensajeros quienes nos contradicen, los enemigos… todos somos mensajeros algunos han consagrado su vida a responder libremente a ese llamado como sacerdotes y religiosos, ofreciendo su humanidad a tu servicio. Fortalece y guiame para que sea tu mensajero y tu mensaje de “la vida que viene del Amor”. Acompañame a perdonar a quien me ofendió. A pedir tu perdón a quien ofendí ocultando el Amor.

¡Que mejor regalo que abrir y reenvía el mensaje del perdón del Padre Nuestro. Tu anuncio Señor Jesucristo con tu Espíritu Santo.

Gracias Señor


Deja un comentario