Ejercicio Espiritual: Señor ¡dame una respuesta!

Hoy caminaré mirando a Dios en la vida que me rodea y me alienta

Ejercicio Espiritual

¿Quieres una respuesta de Verdad?

Te tengo una buena noticia: El Señor te bendice. Y me gustaría que te sintieras bendecido y te acunes en sus brazos y te sientas hijo amado y te mires en su amor infinito.

Me gustaría que sintieras el gozo que por ti vale la pena dar hasta la última gota de sangre y por ti vale la pena realizar el milagro más grande de la humanidad: Encarnarse una y otra vez para entregarte su divinidad para divinizar tu humanidad.

Reflexión

¿Crees en la palabra de Dios?

Pues entonces prepara tu altar de oración para iniciar el dialogo con el Señor: pide fe y con fe descubre la fortaleza de tu espíritu ante la adversidad. Dominando cuerpo, mente y emociones con oración y ayuno. En el silencio del fondo de tu corazón encontrarás respuesta, sentido en las palabra del Cristo del Santo Evangelio.

Cierra la puerta a las distracciones, álzate sobre el ruido e invoca a Jesucristo y la guía de su Espíritu Santo para que tu espíritu obre y resuelva según la voluntad del Padre Nuestro.

Comienza: persígnate en el Nombre del padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Oración inicial

Padre Nuestro dame una señal ¿qué debo hacer?
Dios mio guíame, ayúdame…
Señor dame una señal propicia,
que la vean mis adversarios
y se avergüencen,
porque tú, Señor, me ayudas.

Señor Tu lo sabes todo» Sabrás cómo darme respuesta…
Te lo pido en nombre de Jesucristo tu Hijo,
que con el Espíritu Santo son un sólo Dios,
un sólo Señor.
Amén.

Las siguientes oraciones son escogidas providencialmente para acercarte al Señor. El Señor es grande y misericordioso y es quien te dará, en su momento y forma, la respuesta  que esperas, como Dios manda

Toma consciencia

Dios está conmigo ... pero es más: Dios está dentro de mí, regalándome mi existencia. Deseo quedarme unos momentos en su Presencia, que me da la Vida, en mi cuerpo, en mi mente, en mi corazón, y en la totalidad de mi ser.

¿Quién que soy?

Alma mía, el Señor insiste en que pongas su palabra en tu vida, que la encarnes y la extiendas como bendición por el mundo. Simplemente la escucha de su palabra parece difícil, pues hay tanto ruido en las preocupaciones y rencores, en el temor y los egoísmos del corazón, que alzarse sobre ese ruido requiere negarse y cerrar la puerta de los sentidos y las emociones para entender y comprender la palabra del Señor. Alma mía, su palabra tiene la fuerza y el sentido de lo que tanto anhelas.

Somos uno en el Amor

Guíame para perdonar a mis deudores, a quitarme ese sentimiento de posesión que me esclaviza de quien llamo deudor. A pagar el precio de mi libertad que yo he vendido a tantas personas al hacerlas responsables de mis emociones y mis sentimientos, de mi paz, mi vida y amor. Hago a otros responsables de mi vida. Pero Señor, la única forma de vivir es en Ti, en tu voluntad.

Dialoga

Gracias por no hacerme sentir uno de tus deudores y sin embargo qué hermoso haber recibido de ti. Cuánto debiera estar comprometido contigo y lo único que nos dices es: ĞAma a Dios sobre todas las cosas y a tu prójimo como a ti mismoğ y lo haces para nuestro ĞBien estarğ, para que recibamos el reino de Dios, el paraíso aquí en la tierra. El cielo del amor en vida... Háblale al Señor sobre tu gratitud.

Recibe los dones

Recupera el Amor y la paz del Espíritu Santo que ocultamos tras nuestro egoísmo y los juicios de condena. Comienza a dialogar en oración nuevamente en el amor.

Medita 10 minutos

Frase a Meditar: Sal 144. Bendeciré tu nombre; Señor, por siempre.

¿Qué me estás pidiendo que haga Señor?

Recibe y entrega el perdón

A partir de hoy reconozco la fuerza de mi bautizo,

Encarna tu misión de Amar

Hoy ayudaré a que haya una comunión de hermanos

Agradece la respuesta en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Amen

Curso Perdón

Si puedes perdonar, el perdón te lo entregó el Padre Nuestro.

Curso: «Crea en el espíritu del Amor»

¿Haz gozado de la fuerza de tu espíritu? Crea en el Amor pues el Amor es la verdad, el camino y la vida que viene a tu encuentro para caminar contigo, pues el amor cree en ti y en ti se extiende.