Oración fuerte para reunir al matrimonio y la familia

Gracias por extender la Misión de Amor:

Señor en la separación, la contrariedad, el dolor y la infidelidad entrego mi amor meditando, perdonando y contemplándote en esta oración para reunir nuevamente a la familia.

Señor, tú quieres que “lo que Dios ha unido, ningún hombre lo separe”.(Mateo 19:6), en nombre de Jesucristo, ayúdame a que se cumpla tu palabra.

Señor Jesucristo, nos enseñas muchas formas de dialogar y amarte, pero nos dices: cuando ores, entra en tu aposento, y cuando hayas cerrado la puerta, ora a tu Padre que está en secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.. “ Acompáñame Señor en mi soledad.

“Y al orar, no usen ustedes repeticiones sin sentido, como los Gentiles, porque ellos se imaginan que serán oídos por su palabrería. “ Señor en ti confío.

“Por tanto, no se hagan semejantes a ellos; porque su Padre sabe lo que ustedes necesitan antes que ustedes lo pidan.” ¡Hágase tu voluntad! (Mateo 6:6-8)

“Señor, enséñanos a orar, así como Juan enseñó también a sus discípulos. Y tu dices: “Cuando oren, digan:

‘Padre… Que me mire en el amor que nos entregas a todos

santificado sea Tu nombre. Que mi boca se llene de tu santidad al invocarte.

Venga Tu reino. Que reine tu Espíritu de Amor en el corazón de mi familia.

Danos hoy el pan nuestro de cada día. Que el Amor nos alimente y aliente cada día

Y perdónanos nuestros pecados, Porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben. Qué transforme bendiciendo la adversidad, al enemigo y las ofensas que nos entregan, como tu nos perdonas con misericordia: sin condenar y ayudando a levantarnos de nuestras fallas,.

Y no nos metas (no nos dejes caer) en tentación. Que no sea la adversidad la que te desaliente, ni el maligno quien me desvíe de vivir la plenitud del Amor.

También dices: “Supongamos que uno de ustedes tiene un amigo, y va a él a medianoche y le dice: ‘Amigo, préstame tres panes, porque un amigo mío ha llegado de viaje a mi casa, y no tengo nada que ofrecerle;’ y aquél, respondiendo desde adentro, le dice: ‘No me molestes; la puerta ya está cerrada, y mis hijos y yo estamos acostados; no puedo levantarme para darte nada.’

“Les digo que aunque no se levante a darle algo por ser su amigo, no obstante, por su importunidad (insistencia) se levantará y le dará cuanto necesite. Así que Yo les digo: pidan, y se les dará; busquen, y hallarán; llamen, y se les abrirá. Porque todo el que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá (Lucas 11:5-10) ¡Señor, que no desista en confiarte mi petición hecha ante ti una y otra vez.

En verdad, en verdad os digo: el que cree en mí, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores que éstas hará, porque yo voy al Padre. Y todo lo que pidáis en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si me pedís algo en mi nombre, yo lo haré (Juan 14:13)

Señor esta es tu palabra, Que así sea, pues para que el Padre Nuestro sea glorificado en el nombre de Jesucristo, animado por tu Espíritu Santo.

¡Amen!

Reflexión

El Amor que te hace implorar por la reunión de tu matrimonio y tu familia nace de tu espíritu, escucha al Espíritu del Amor.

Detente, guía tu camino con tu espíritu haciendo oración continuamente y en cada tentación.

  • La mente nos da muchas razones para juzgar y condenar.
  • Las emociones nos mueven al gozo o nos paralizan con rencores y resentimientos .
  • El mismo cuerpo pide atención, auto-complacencia y sensaciones adictivas.
  • Muchas personas opinan con temor o ligereza que abandones tu lucha.

El Amor es tu origen, tu camino y tu destino. Amar es encarnar la luz del Espíritu Santo de Cristo que le da sentido a tu vida, al camino y es la verdad que te alienta. Pues Dios es Amor y tu eres su semilla de Amor sembrada en esta tierra para crecer, florecer, dar frutos y extender semillas de Amor.

Tu lucha no es en vano pues tu espíritu no deja de recordarte que ames, pues el Amor es tu esencia, es a presencia del Señor. Encarnando el amando desde la oración descubrirás al Señor en ti y lo extenderás en tu familia.

Pide a la Santísima Virgen en cada “Ave María”, en cada rosario que interceda y ruegue por ti. Pide a los ángeles y los Santos que intercedan por ti como Santa rita, San Antonio, a tu ángel de la guarda, a San Miguel Arcángel, a la comunidad reunida en la Sagrada Misa.

Persiste en la fe, espera el Milagro, la expresión del Amor del Señor, que se haga su voluntad. Encarna día a día la voluntad del Señor expresada en el evangelio que corresponde.

 

Autor entrada: misiondeamor

Laico promotor y terapéita de Mision de Amor. Investigador de desarrollo de la espiritualidad en el conflicto. Lic. en Comunicación y postgrado en Psicoterapia de Pareja.

Deja un comentario