Pídele al amor que limpie, lo que no descubre el amor.

Hoy compartiré de buen modo.

Parece una expresión contradictoria pero contempla el amor fluyendo en tu vida, verás que hay áreas y temas donde no se descubre el amor. De pronto es difícil entregarle a tu pareja la caridad en cualquiera de sus expresiones, también puede ocurrir que te cueste trabajo recibir caridad de tu pareja. Dar y recibir caridad, no significa menospreciar a la otra persona o rebajarnos, pues caridad es el amor expresado en, y desde,  nuestra humanidad con actos concretos. Es como mirar un cristal que está sucio. Podemos quejarnos de que no podemos ver a través de este, porque está sucio, o podemos observar y limpiar esas manchas difíciles para volver a  permitir que la luz entre y salga limpiamente, que el amor fluya en sus vidas de forma cotidiana y sin mal-interpretaciones.

Esta petición al amor, significa, ni más ni menos que te ayude a perdonar. Que te descubra y transforme tu visión hacia Dios, tu pareja y tu mismo.

Frase a meditar: Mc 12, 13-17. Lo que es del César pagádselo al César, y lo que es de

Dios a Dios.

Flor de amor: Hoy, invitando a Cristo, date unos 10 minutos para reflexionar en esas áreas, acciones, palabras u omisiones que descubres te molestan al mirar a tu pareja y mira como tus juicios empañan la , la opacan y hasta la obscurecen la visión de tu amor, quédate en silencio, en presencia de Cristo. Posteriormente dile a tu pareja al menos un juicio que tu has hecho sobre ella, pero diciéndole algo así: “Hoy descubrí que yo te estoy mirando __________ y me estoy perdiendo de tu amor

Deja un comentario