Celebramos 2,021 años de conocer el rostro de Dios en Jesús

Hoy limpiaré mi corazón.

Gracias a Dios podemos celebrar 2,021 años de conocer su rostro en Jesús, de mirarnos como templo de su Espíritu Santo. Gracias por su confianza en este año donde nos reunimos más de 120 000 personas en oración continua, junto con los visitantes, de youtube.com/misiondeamormx y este portal hemos logrado elevar nuestro pensamiento a la Santísima Trinidad con la Santísima Virgen casi 8 millones de veces en este año.

Nos hemos reunido para llevar nuestras intensiones unos por otros. Tocamos la puerta del cielo con la esperanza de que se exprese la voluntad del Señor en la tierra y en el cielo. Animados por entregar nuestro duelo, nuestra pena, nuestras ofensas, nuestra debilidad, nuestros pecados, nuestra gratitud, alegría y nuestra vida durante 217 mil quinientos millones de minutos durante 365 días y hemos leído más de 320 000 páginas buscando al Señor.

Este tiempo de oración, meditación, perdón, contemplación y misericordia poniendo pie firme en el Amor de Dios para amar a nuestros hermanos y a nosotros mismos es nuestra Misión de Amor, de extender el Amor con que nos encarna el Padre Nuestro, caminar con Jesús en verdad y vida, gracias al Espíritu Santo que se expresa en nuestro espíritu y al ruego de nuestra Santa Madre del cielo.

Hoy dejemos en manos del Señor el enojo y resentimiento que hayamos acumulado, el temor sobre el futuro, la debilidad que nos hace caer. ¿Que sentido tiene cargar heridas del pasado, si Dios está con nosotros? ¿Qué apuramos con preocupernos por el día que vendrá, si Dios está con nosotros? ¿Que pena podemos tener por nuestras debilidades, si Dios está con nosotros?

Este día el Padre Nuestro está con nosotros espera los minutos que le entreguemos para bendecirnos con los frutos de su Espíritu Santo: amor, paz, generosidad, bondad, fidelidad, autocontrol, paciencia… Este día se encarna Jesús en los sacramentos y nos guía con su ejemplo y palabra. Esté día es un regalo que la Santísima Virgen ruega porque aceptemos la vida que viene del Amor. Así pues, hoy y cada día reconoscamos que Dios nos bendice y espera que seamos muchos más y mas tiempo los que le digamos desde el corazón “Padre Nuestro.

Nos crea, nos cria, nos espera, nos guia, nos alimenta, nos hereda y nos Ama. Goza con nuestra felicidad y nos acuna en su Santa Voluntad.

Pidamos su paz, para gozar de su presencia y su abundante misericordia, en nombre de Jesucristo, su hijo, nuestro Señor, para que en estos tiempos descubramos a nuestro espíritu, dialogando con su Esíritu Santo con el ruego de Mamá María. Amén

Dios nos bendice, somos su Amor encarnado.

Hagamos un examen de consciencia de la mano de nuestro Señor

Deja un comentario