Orientación Familiar

Gracias por extender la Misión de Amor:

Se ha extendido la costumbre de pensar que las crisis de la pareja sólo afectan a la pareja, pero en realidad afectan a toda la familia, comenzando por los hijos. En una separación y en un divorcio los hijos son separados y divorciados, la diferencia es que sólo reciben los efectos y difícilmente pueden luchar por el matrimonio de sus papás que son su familia.

Esa herencia de falta de Amor se extiende y la lección es: que el Amor es pasajero, dejando de ser un apoyo para tomar decisiones.

Tantas veces los hijos son usados como proyectiles para pedir o resolver una situación de familia. Les enseñamos a quienes más amamos que si nos aman no pueden estar contra nosotros y deben de defendernos apoyando nuestras decisiones. Pero en el realidad no hemos sabido como orientar con el Amor el conflicto, ni hemos aprovechado la crisis para salir más fortalecidos , encontrar la bendición y levantarnos para vivir el camino, la verdad y a vida.

Podemos escuchar muchas razones que son válidas. Podemos sentir tener emociones y lesiones en el cuerpo dolorosas, caminando hacia la separación y la conveniencia. Pero el espíritu orienta el rumbo hacia el Amor. Mirar con la misericordia y la guía del Amor es la orientación familiar para iluminar la razón, las emociones, las sensaciones y las relaciones. 

La orientación familiar desde el Amor es nuestra propuesta y lo mejor, sabemos que funciona como Dios Manda. Y el mapa para resolverlo está en el evangelio

Familia

"MI MAMA SE LLAMA PEDRO"

Lo encontre en internet. Padre Eugenio ________________________________________ “MI MAMA SE LLAMA PEDRO” Dos leonas no hacen pareja. Dos gatos, tampoco. No pueden aparearse. Para ello tendrían que ser de distinto sexo y de la misma especie. Son cosas de la zoología. No es producto de la cultura hitita, fenicia, maya, cristiana o musulmana. Por supuesto […]

Únete a la Red de amor, como Dios manda

La buena noticia es que tenemos todo para hacer una gran red de amor que cubra al mundo y ya podemos empezarla y remendarla y destorcerla desde este momento, porque somos el amor de Dios encarnado. Sembremos flores de amor. Cosechemos amor. Perdona con el amor del Padre nuestro y reúne la red de amor. […]

¡Señor háblame!

Mi señor: Me siento relegado, triste, desesperado, sin saber a donde llevar mi corazón, despreciado por quienes amo, insulto de mi propia tontería.

Estancia misionera en Rimini

Este es el único de los lugares evangelizados por Antonio al que se refieren expresamente las fuentes históricas. Sabemos que era una ciudad saturada de herejes, a los que Antonio se enfrentó con sus armas evangélicas: