La hora de la misericordia, durante la Cuaresma 2021

Hoy miraré a mi prójimo como el milagro del Amor de Dios

“Cuantas veces oigas el reloj dando las tres, sumérgete en Mi misericordia, adorándola y glorificándola; suplica su omnipotencia para el mundo entero y, especialmente, para los pobres pecadores, ya que en ese momento, se abrió de par en par para cada alma”

En esta hora puedes obtener todo lo que pidas para ti o para los demás. En esta hora se estableció la gracia para el mundo entero: la misericordia triunfó sobre la justicia

(Diario, Santa Faustina, 1572).

Esta cuaresma, déjate guiar en la hora de la misericordia del viacrucis con Santa Faustina. Suavemente sumérgete en la Hora de la Misericordia, haz tu petición y escucha las palabras que le dice el Señor que te dice: “En esta hora puedes obtener todo lo que pidas para ti o para los demás. En esta hora se estableció la gracia para el mundo entero: la misericordia triunfó sobre la justicia”

Procura rezar el Vía Crucis, en cuanto te lo permitan tus deberes; y si no puedes rezar el Vía Crucis, por lo menos entra un momento en la capilla y adora en el Santísimo Sacramento a Mi Corazón que está lleno de misericordia. Y si no puedes entrar en la capilla, sumérgete en oración allí donde estés, aunque sea por un brevísimo instante. Sumérgete alma mía en el Vía crucis y déjate guiar por las palabras de Santa Faustina que contemplaba la presencia de Jesucristo nuestro Señor. Cierra la puerta que te conecte con alguna distracción mundana. Descubre la presencia de nuestro Señor Jesucristo en el nombre del Padre, del hijo y del Espíritu Santo.

Continúa tu transformación