Medita con la jaculatoria: “Padre Nuestro”

Hoy me perdono no haber sabido amarme,

Oh alma mía, si no encuentras el camino, la verdad parece ocultarse y la vida ha perdido el rumbo: medita y descubre la presencia del Padre Nuestro y siéntete hijo amado, tu eres su expresión de Amor en todos: ¡es nuestro!

¿Cómo Meditar?

Al meditar, escucha a tu espíritu. Sólo acepta los frutos del Espíritu Santo: descubre que te da paz, gozo, bondad, generosidad, autocontrol, fidelidad… Amor

I Que tu cuerpo no moleste. Eres una expresión del Amor de Dios encarnada en esta tierra.

Toma una posición cómoda, espalda recta, plantas de los pies bien plantados, tus manos sobre tus piernas.

Nota: puedes hacerlo mientras haces ejercicio o caminas con las plantas de los pies bien apoyadas en cada paso.

II Haz que tus emociones: rencores, resentimientos y temores y emociones guarden silencio para darle consciencia al amor de tu espíritu. El Amor es tu origen, camino y destino, te anima, te da vida. El amor es el Espíritu Santo que une al Padre con el Hijo y se expresa en tu espíritu.

Inhala y exhala suavemente como las olas del mar llegando a la playa.

III Detén tu mente: juicios, condenas, razones y justificaciones. Obliga a que solo invoque la presencia del “Padre Nuestro”

Al inhalar invoca al “Padre”

Al exhalar extiende su presencia en nosotros: “nuestro”

¿Cuándo meditar?

Primera semana: 10 minutos al despertar, 10 minutos antes de acostarte

Segunda semana: 15 minutos al despertar, 20 minutos antes de acostarte a descansar.

Tercera semana: 20 minutos al despertar, 30 minutos antes de acostarte

Cuarta semana: no menos de 20 minutos al despertar y antes de acostarte.

Deja un comentario