Lecturas del día

Hoy invitaré a comer en familia a una persona viuda, huérfana o divorciada.

Saborea despacio, en el eco del silencio, este dialogo con el Señor. En la lectura de cada día tienes una propuesta del Señor para bendecir el camino, descubrir la verdad y darle rumbo a la vida.
¡Esto es palabra de Dios!


    Deja un comentario