Hoy agradeceré a Dios sonriendo a 20 personas. Meditando que por su gracia puedo sonreír.

Las promesas para quienes recen el Rosario.

Las promesas a quienes recen el Rosario

Rezar el Rosario -como cualquier otra práctica piadosa- no es una “fórmula mágica” para librarnos del mal y para obtener todo lo que queramos. Tampoco es un “pase automático” al cielo. Se requiere de varias condiciones, todas ellas precedidas por la fe firme en Dios, Padre Todopoderoso, y en Jesucristo, el único Camino, Verdad y Vida”; además de las siguientes actitudes interiores:

  • Aceptar y vivir las enseñanzas del Evangelio de Jesús.
  • Amor sincero a María, admirando sus virtudes y buscando imitarlas.
  • Propósito firme de apartarse del pecado para alcanzar la vida eterna.
  • Aceptar la voluntad de Dios, por la convicción de su gran Amor y Sabiduría.

La Virgen María hizo a Santo Domingo quince promesas para quienes acostumbren rezar el Rosario:

  • Quien rece constantemente mi Rosario, recibirá cualquier gracia que me pida.
  • Prometo mi especialísima protección y grandes beneficios a los que devotamente recen mi Rosario.
  • El Rosario es el escudo contra el infierno, destruye el vicio, libra de los pecados y abate las herejías.
  • El Rosario hace germinar las virtudes para que las almas consigan la misericordia divina. Sustituye en el corazón de los hombres el amor del mundo con el amor de Dios y los eleva a desear las cosas celestiales y eternas.
  • El alma que se me encomiende por el Rosario no perecerá.
  • El que con devoción rece mi Rosario, considerando sus sagrados misterios, no se verá oprimido por la desgracia, ni morirá de muerte desgraciada, se convertirá si es pecador, perseverará en gracia si es justo y, en todo caso será admitido a la vida eterna.
  • Los verdaderos devotos de mi Rosario no morirán sin los Sacramentos.
  • Todos los que rezan mi Rosario tendrán en vida y en muerte la luz y la plenitud de la gracia y serán partícipes de los méritos bienaventurados.
  • Libraré bien pronto del Purgatorio a las almas devotas a mi Rosario.
  • Los hijos de mi Rosario gozarán en el cielo de una gloria singular.
  • Todo cuanto se pida por medio del Rosario se alcanzará prontamente.
  • Socorreré en sus necesidades a los que propaguen mi Rosario.
  • He solicitado a mi Hijo la gracia de que todos los cofrades y devotos tengan en vida y en muerte como hermanos a todos los bienaventurados de la corte celestial.
  • Los que rezan Rosario son todos hijos míos muy amados y hermanos de mi Unigénito Jesús.
  • La devoción al Santo Rosario es una señal manifiesta de predestinación de gloria.