7o. día del Novenario por nuestros difuntos

En este 7o. día del Novenario por nuestros difuntos, Alma Mía corre al encuentro de La Santísima Virgen María, ella sabe cómo amar a Dios sobre todas las cosas; cómo amarlo al encontrar su voluntad, encarnarlo en su vida, apoyada en la verdad enfrentar los peligros y las críticas, sabe cómo recibirlo y entregarlo, siempre con Jesús, siempre hasta su cruz, muerte y resurrección. Corre y entrega todo a a Jesús por María.

Leer más

6o. día del Novenario por nuestros difuntos.

En este 6o. día del Novenario por nuestros difuntos. Alma mía. Saluda al Señor. Él llega a nuestro encuentro dándonos su misericordia, perdón y toda clase de bendiciones. Está presente en este momento, cuando he llegado a este tiempo de oración, Dios está presente, esperándome. Dios siempre llega antes que yo, deseando contactarse conmigo como el mejor de mis más íntimos amigos.

Sigue leyendo «6o. día del Novenario por nuestros difuntos.»

5o. día del Novenario por nuestros difuntos.

En este 5o. día del Novenario por nuestros difuntos, reconozco Señor, que al encarnarte de la Santísima Virgen María has tomado la condición humana, así la humanidad también tiene tu condición divina para regresar a la casa del Padre Nuestro.  Eres el Cordero de Dios sacrificado en el altar cada día, en cada Sagrada Misa, que con tu sangre abres las puertas del cielo. Eres el Amor, el origen, el camino y el destino.

Recibe está oración de manos de la Santísima Virgen para alabarte, agradecerte, pedirte perdón e implorar tu misericordia y el gozo del cielo para nuestra(o) hermana(o).

Leer más

Novenario para difuntos 2do. día

 

  • Oremos en este 2do. día del Novenario por nuestros difuntos:

Oh Dios mío, de quien es propio compadecerse y perdonar: te rogamos suplicantes por las almas de tus siervos que has mandado emigrar de este mundo, para que no las dejes en el purgatorio, sino que mandes que tus santos ángeles las tomen y las lleven a la patria del paraíso, para que, pues esperaron y creyeron en ti, no padezcan las penas del purgatorio, sino que posean los gozos eternos. Por Cristo nuestro Señor. Amén.

Leer más