Cuida tus palabras

Objetivo del curso en tu hogar “crea en el amor” día 5

Que una de las personas de la pareja acepte el reto de descubrir el milagro de la acción del Amor en su pareja, observando con cuidado tus palabras y tus obras

Haz de tu vida un viaje espiritual. Acuna tu espíritu en el Espíritu de Dios-

Son tus palabras

Reflexión del día:

Tus palabras son muy importantes. La palabra es el instrumento que nos define como humanidad, como comunidad y como pareja. La palabra es encarnación del espíritu y las obras el testimonio de la palabra.

Frase a meditar: Mc 8, 34-9, 1. El que pierda su vida por mí y por el Evangelio la salvará.

Flor de amor: Durante este día observa con cuidado tus palabras y tus obras. Medita, compartiendo con Dios, las expresiones que usas, separando aquellas que son de amor de niño, de joven y de “amor maduro”. Pon mucha atención y no uses las palabras, gestos, ademanes o acciones para juzgar o descalificar, su persona o sus actos. Tampoco uses aquellas que tú pareja considera ofensivas o aquellas que hablan de forma negativa de tu pareja

Eventos

  • No hay eventos

Medita las lecturas del día

Saborea despacio, en el eco del silencio, este dialogo con el Señor. En la lectura de cada día tienes una propuesta del Señor para bendecir el camino, descubrir la verdad y darle rumbo a la vida.

  • Salmo responsorial: Salmo 66:1-3, 5, 8, 16-17
    el día 16 Agosto, 2017 a las 5:00 am

    1 Del maestro de coro. Cántico. Salmo. Aclamad a Dios, la tierra toda,2 salmodiad a la gloria de su nombre, rendidle el honor de su alabanza,3 decid a Dios: ¡Qué terribles tus obras! Por la grandeza de tu fuerza, tus enemigos vienen a adularte;5 Venid y ved las obras de Dios, temible en sus gestas por los hijos de Adán:8 Pueblos, bendecid a nuestro Dios, haced que se oiga la voz de su alabanza,16 Venid a oír y os contaré, vosotros todos los que teméis a Dios, lo que él ha hecho por mí.17 A él gritó mi boca, la alabanza ya en mi lengua. […]

  • Evangelio: Mateo 18:15-20
    el día 16 Agosto, 2017 a las 5:00 am

    15 «Si tu hermano llega a pecar, vete y repréndele, a solas tú con él. Si te escucha, habrás ganado a tu hermano.16 Si no te escucha, toma todavía contigo uno o dos, para que todo asunto quede zanjado por la palabra de dos o tres testigos.17 Si les desoye a ellos, díselo a la comunidad. Y si hasta a la comunidad desoye, sea para ti como el gentil y el publicano.18 «Yo os aseguro: todo lo que atéis en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desatéis en la tierra quedará desatado en el cielo.19 «Os aseguro también que si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la tierra para pedir algo, sea lo que fuere, lo conseguirán de mi Padre que está en los cielos.20 Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.» […]

  • Primera lectura: Deuteronomio 34:1-12
    el día 16 Agosto, 2017 a las 5:00 am

    1 Moisés subió de las Estepas de Moab al monte Nebo, cumbre del Pisgá, frente a Jericó, y Yahveh le mostró la tierra entera: Galaad hasta Dan,2 todo Neftalí, la tierra de Efraím y de Manasés, toda la tierra de Judá, hasta el mar Occidental,3 el Négueb, la vega del valle de Jericó, ciudad de las palmeras, hasta Soar.4 Y Yahveh le dijo: «Esta es la tierra que bajo juramento prometí a Abraham, Isaac y Jacob, diciendo: A tu descendencia se la daré. Te dejo verla con tus ojos, pero no pasarás a ella.»5 Allí murió Moisés, servidor de Yahveh, en el país de Moab, como había dispuesto Yahveh.6 Le enterró en el Valle, en el País de Moab, frente a Bet Peor. Nadie hasta hoy ha conocido su tumba.7 Tenía Moisés 120 años cuando murió; y no se había apagado su ojo ni se había perdido su vigor.8 Los israelitas lloraron a Moisés treinta días en las Estepas de Moab; cumplieron así los días de llanto por el duelo de Moisés.9 Josué, hijo de Nun, estaba lleno del espíritu de sabiduría, porque Moisés le había impuesto las manos. A él obedecieron los israelitas, cumpliendo la orden que Yahveh había dado a Moisés.10 No ha vuelto a surgir en Israel un profeta como Moisés, a quien Yahveh trabata cara a cara,11 nadie como él en todas las señales y prodigios que Yahveh le envió a realizar en el país de Egipto, contra Faraón, todos sus siervos y todo su país,12 y en la mano tan fuerte y el gran terror que Moisés puso por obra a los ojos de todo Israel. […]

¿Cómo Dios puede ayudarme?

A pesar de que hemos visto su presencia, nos preguntamos muchas veces ¿Cómo Dios puede ayudarme?

Dios es Amor, entonces la pregunta sería cómo el Amor puede ayudarte. El Amor no convive con el Temor, así que podemos decidir mirar la realidad con Amor o con Temor, es decir expresar el Amor que nos sostiene o anima o negar su existencia. Amar es compartir la esencia de Dios, es reconocer que somos una expresión del Amor de Dios a imagen y semejanza. […]

Miércoles de ceniza significa: Inicia la limpieza profunda

Aunque muchos planean su viaje de Semana Santa para descansar, otros descansan limpiando la basura acumulada en la historia personal, para resucitar en el Amor. En la liturgia de la iglesia católica hay dos momentos para limpieza de la conciencia: El primero es el adviento, preparándose para recibir la vida que viene del Amor. El segundo tiempo es la Cuaresma y se inicia con el Miércoles de Ceniza.

  • Sugerencia de Cuaresma […]

Ama también a tus enemigos

Queridos hermanos y hermanas: El mensaje del Evangelio de este domingo lleva consigo un contenido rico en enseñanzas de vida para los cristianos. La enseñanza es profunda y novedosa: Jesús invita a sus discípulos a amar a los enemigos. Tal enseñanza era desconocida por el mundo judío y extraña para el mundo griego. Era una Leer másAma también a tus enemigos[…]

7 pasos para ayudar a una pareja en conflicto

Gracias por confiarnos tu preocupación al ver una pareja que se ha peleado y miras que el conflicto pesa más que el Amor.

Desconozco cuál sea tu relación con la pareja, si papá, mamá, hij@, herman@, amig@,vecin@, etc. Dios quiera que tengas una posición significactiva para ayudar a la pareja.

Paso 1 descubre la paz

El primer paso es resolver tu preocupación. Pues preocupación es lo que estarías aportando al conflicto de la pareja. Por eso, comienza por descubrir la paz que el Señor te ha entregado en tu espíritu.

La oración con el Señor es un camino sólido para descubrir la paz que el Señor te comparte en tu espíritu.

Orar es dialogar con el Señor de cualquier cosa. Entrega al Señor tus preocupaciones, de preferencia en el momento del ofertorio de la Santa Misa o siéntate a platicar con Él. Está presente en el Sagrario, háblale con la confianza de que viene a tu encuentro y te comparte su Amor, la paz y la respuesta al conflicto. Pídele que te ayude a descubrir el milagro en este conflicto (un milagro es la expresión de Amor del Señor), el Señor dirá en tu corazón cual es su voluntad.

Todos los conflictos tienen una lección de vida, cuando se aprende y se supera, la pareja y la familia pasan al siguiente nivel de profundidad y altura en el Amor. El conflicto es normal. Es un reordenamiento de la conciencia y, muchas veces, miras la lucha de egos que obstruyen la sanación en el Amor, de aquellos eventos que han vivido uno de la pareja, el otro o ambos.

Paso 2 reconoce en tu conciencia que la pareja son buenos y tienen Amor

Cuando estés en Paz y has confiado lo que juzgas y sientes a la misericordia del Señor, entonces da el siguiente paso que es: “reconocer en tu conciencia que cada uno de la pareja son buenos y tienen el Amor”. Dios es Amor y en ellos está presente, aunque la pareja no lo distingan.. Pero es bueno reconocerles que cada uno es un Amor de Dios y que en el Amor está el camino, la verdad y la vida.

Paso 3 diles “Son un Amor”

Cuando tengas oportunidad de tener contacto con ellos. en lugar de juzgarlos y decirles “son orgullosos”, diles “Son un Amor”

Eso es darles la buena noticia, reconocer que el Amor está en su espíritu, esperando que le abran la puerta. Que hagan a un lado la mente que juzga y los resentimientos que oscurecen la paz del gozo que buscan.

Paso 4 Perdona ayudando a levantar de esa parálisis

Confirmales que ellos son capaces de resolver este conflicto y encontrar la bendición. En ellos está el perdón que el Señor les ha dado. Perdón más grande que cualquier error que se haya cometido. Perdonar es encontrar esta lección que trae el conflicto y que habla de una necesidad que tiene que ser superada para pasar al siguiente nivel. Perdonar es bendecir el conflicto y crecer en el Amor. Perdonar es ayudar a levantar de esa parálisis que vive uno o el otro y volver a caminar apoyados en la paz, la paciencia, la amabilidad, el autocontrol, la fidelidad en el gozo del Amor. Es posible pues ellos son un Amor.

Paso 5 ten paciencia

Puedes tener toda la paciencia pues busca algo que existe, y el Amor existe y es lo que los alienta la vida. Su pequeña buena voluntad los ayudará a descubrirse en el Amor. Pues el Señor actuará en sus debilidades.

Paso 6 haz oración

Sigue haciendo oración sin ocultarte. Así como haces oración con el Señor, hablándole con el corazón en la mano y entregándole sus temores, rencores y resentimientos. Tu ejemplo puede guiarlos con el dialogo en oración a sanar sus conflictos, los que cada uno lleva en su historia y los que naturalmente aparecen en la relación de pareja.

Al dialogar con ellos y contigo mism@ haz oración, orar es dialogar:

I.- Primero reconoce con quien están hablando,

II.- después agradece, comparte  o pide,

III.- por último afirma que es posible lo pides en el dialogo.

Es importante reconocer que parte del conflicto es tuyo, de uno, del otro y distinguirla del conflicto de ambos en pareja y en familia. Toma la “oración de reconciliación de pareja” es una guía de Misión de Amor.

Paso 7 Bendice el conflicto pidiendo al Señor, una y otra vez: “Si tu quieres Sánalos”

Si puedes preparales un ambiente sencillo, de paz, recibiéndolos con Amor y como mensajeros de Amor. Tal vez una cena con frijolitos de olla y unas tortillas hechas a mano. Cuando se sienten a la mesa agradece y bendice los alimentos y diles: “Ustedes son un Amor”. Y no toques el tema, pues sólo ellos y el Señor saben el camino para resolverlo. Habla de tejido, de flores, de clima. Deja de mirar el conflicto y la separación como una preocupación, confía en el milagro del Amor

Mientras pasa la cena o los días, dialoga con el Señor en tu corazón, pidiéndole que te permita descubrir el milagro, repitiendo una y otra vez: “Si tu quieres Sánalos”.

Dios te bendice y viene a tu encuentro, acúnate en sus brazos y veras el milagro del Señor

Evangelio según San Mateo 3,13-17.

Entonces Jesús fue desde Galilea hasta el Jordán y se presentó a Juan para ser bautizado por él.

Juan se resistía, diciéndole: “Soy yo el que tiene necesidad de ser bautizado por ti, ¡y eres tú el que viene a mi encuentro!”.

Pero Jesús le respondió: “Ahora déjame hacer esto, porque conviene que así cumplamos todo lo que es justo”. Y Juan se lo permitió.

Apenas fue bautizado, Jesús salió del agua. En ese momento se abrieron los cielos, y vio al Espíritu de Dios descender como una paloma y dirigirse hacia él.

Y se oyó una voz del cielo que decía: “Este es mi Hijo muy querido, en quien tengo puesta toda mi predilección”.

Llena tu altar de Amor y perdón.

Dios te bendice

Dicen que cuando se juntan los extremos se hace la historia y eso es lo que encontramos cuando unimos el nacimiento y la muerte. En el nacimiento comenzamos a morir y en la muerte comenzamos nuestro nacimiento.

Nuestra historia se inicia con el milagro de nuestra concepción, el milagro del Señor que con nosotros siembra en esta tierra su Amor. Si, somos su milagro, su amor encarnado, Amor es nuestro espíritu y en nuestro espíritu está el Espíritu Santo, el Amor del Padre y el Hijo, animando nuestras vidas. Es decir dándole ánimo, alma a nuestra existencia. Sin ánima nuestro cuerpo pierde sentido y regresa a la tierra. Sin ánimo nuestra mente y emociones vagan por la vida sin sentido, por eso le decimos que estamos desanimados, otra forma de llamarle a la depresión, a la experiencia de los rencores y los temores.

En nuestra concepción el mundo recibe el animo del Amor del Padre Nuestro y durante la vida vamos descubriendo el llamado del Espíritu Santo a realizar nuestra misión de Amar. Amar es lo que en verdad podemos dar y esa misión es la que Cristo nos muestra con su nacimiento, vida, padecimiento, resurrección y su Santa presencia en los Sacramentos.

20151020_130509

Cristo siempre con la mano extendida para unirnos a su cuerpo con el bautizo, para descubrir la misericordia y el perdón con la reconciliación, para sostenernos en el Amor con su cuerpo, sangre y Espíritu Santo en Sagrada Comunión. En Cristo es la unión de la familia desde que lo recibimos en el Matrimonio. Cristo es el camino, la verdad y la vida al consagrarte a su voluntad. Es la unción que sana los males para llevar nuestro espíritu a la casa del Padre Nuestro.

[product_grid  id=”14822″ ]

Cada declaración por nuestros difuntos es entregar nuestro Amor para pedir que se anime su vida eterna, que sea plena y perpetua la luz y la existencia en el Amor. Nuestras oraciones son frutos que ofrecemos al Amor, desde el amor que nos sostiene y para el amor de nuestros seres queridos.

Celebremos que nuestros hermanos están en camino a la casa del Padre Nuestro, animemos su camino, que lleguen pronto al descanso eterno. Pidamos al cielo misericordia para sus errores. Pues el cielo está en nosotros y el Señor de la misericordia nos escucha y responde.

Es cierto, aún sabiendo que nuestro ser querido tendrá la gloria, nos cuesta trabajo no mirarlo, tocarlo y escucharlo. Ahora usaremos el lenguaje del espíritu y el Espíritu Santo nos enseñará que la vida en la tierra es sólo un instante en la historia del Amor pleno y perpetuo. Espera el dulce reencuentro en el Amor, ese es el camino, la verdad y la vida. Cristo nos lleva al Padre, el espíritu nos anima al Cielo y el Padre nuestro nos espera, sólo falta que aceptemos que somos un Amor en la tierra para sembrar, cultivar y cosechar frutos de Amor.

Dios te bendice, llena tu altar de ofrendas de Amor y perdón.

No te desanimes, eres un Amor.

Alma mía, en tu duelo, tu carencia, tu desesperanza, al caminar desanimada. ¿a donde mira tu corazón? ¿hacia el cielo o la tierra? Si levantas la cabeza verás cuan grande es la misericordia del Señor y frente a ti verás su presencia, el camino, la verdad y la vida. Pero si tus ojos se clavan en la tierra dejaras de contemplarte en los milagros que el Señor hace en todo lugar del universo y tú eres un Amor del universo. […]

Padre, escucha mi confesión

Señor, cuando veo las filas para recibirte en la Sagrada comunión, te pido que seas misericordioso con aquellos que van al banquete vestidos indignamente por sus pecados. Te pido por aquellos sacerdotes que no comparten la preparación de este sagrado encuentro con tu Sacramento de la Reconciliación. […]

Olvidar, aceptar y perdonar

Cuando se trata de una ofensa hay tres palabras que parecen las mismas, pero tienen un efecto diferente en nuestras conciencias. Por un momento pidámosle a Dios su conciencia para descubrir lo que hace con  nuestras ofensas ¿Las olvida? ¿Las acepta? ¿Las perdona?

[…]

La oración como puente

La Oración es un puente que nosotros ofrecemos para que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo lleguen a nuestro hogar, a nuestra conciencia. Con la oración dejamos que el Padre manifieste su creación hacia nosotros. El Padre se relaciona con la creación a través de la oración. Nos permite observar su mano divina, donde expresa su amor. Su Espíritu Santo es el amor transformador, el amor para manifestarnos la presencia y despertarnos la conciencia la divinidad.

[…]