Rosario de reconciliación para cada día de la semana

Segundo Misterio:

La Flagelación de Nuestro Señor Jesucristo (Jn 18, 33, 19;1

“Entonces Pilato volvió a entrar al Pretorio, y llamó a Jesús y le dijo: ¿Eres tú el Rey de los judíos?… Pilato, pues, tomó entonces a Jesús y le azotó.”

Ofrecemos este segundo misterio, aquellos hijos que heredaron las debilidades de sus padres y flagelan a sus hijos con la misma medida, para que descubran que es posible el perdón descubriendo la bendición en la lección del error y el Amor los fortalecerá para sufrir a cambio de resucitar. Pues por la gracia de Jesucristo somos hijos del Padre Nuestro.

Señor queremos tu perdón para perdonar a quien me entrega sus ofensas, rencores, temores y resentimientos. Te pido me ayudes a no condenar a mi prójimo cegado por el egoísmo y las adversidades., sanalo en tu Amor. ¿Quien soy para condenar a quien tu has querido salvar? Si tu quieres sananos Señor…

Meditemos 5 minutos sobre: “¿Eres tú el Rey de los judíos?” y sobre todos los pensamientos, palabras y obras, que realizamos, durante el día, contrariando la voluntad del Amor… la voluntad de Dios.

Enséñanos a entregar el regalo del Sacrificio por Amor a nuestra familia.

Luego se reza un Padrenuestro, 10 Avemarías y Gloria.