Rosario de reconciliación para cada día de la semana

Cuarto Misterio:

La asunción de la Virgen María en cuerpo y alma al cielo (Ap 12, 1)

“Una gran señal apareció en el cielo: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza.”

Ofrecemos este cuarto misterio por aquellas personas que son tentadas, debilitadas y arrastradas por el adversario, para que la presencia del Dulce Corazón de María, reina de los ángeles, ordene a San Miguel Arcángel que arroje al infierno a Satanás y a todas aquellas espíritus malignos que vagan por el mundo buscando la perdición de las almas .

Señor que siempre reconozcamos tu voz, la presencia del dulce corazón de María y la protección de San Miguel Arcángel para que no seamos adversos ni adversarios de tu voluntad, que te amemos sobre todas las cosas y amemos a nuestra pareja como a nosotros mismos.

Meditemos 5 minutos sobre :”Una gran señal apareció en el cielo“ y sobre tu necesidades personales.

Somos instrumentos de tu paz.

Luego se reza un Padrenuestro, 10 Avemarías y Gloria.