Rosario de reconciliación para cada día de la semana

Segundo Misterio:

La Visitación de María a su prima Santa Isabel (Lucas 1, 39-43)

“En aquellos días, se levanto María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena del Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre; y ¿de donde a mí que la madre de mi Señor venga a visitarme?”

Ofrecemos este segundo misterio, por todas los padres y madres que no pudieron darle un hogar a sus hijos en matrimonio. Te pedimos especialmente por el dolor y temor que nuestra pareja nos comparte. Ayúdanos a ser prójimo de su fe y esperanza. A luchar por vencer el conflicto hasta encontrar el gozo de bendecirlo y levantarse de la parálisis. A ser expresión de tu compasión y misericordia en sus carencias y sufrimiento…

Queremos reconciliarnos y perdonar como tu nos perdonas: con misericordia y sin juicios nos salvas de la condena. Perdonar es ayudar a levantar a quien cae. Queremos encontrar la lección en el conflicto. Se vale equivocarse, Roma no se hizo en un día. Señor queremos ser obreros de tu perdón…

Meditemos 5 minutos sobre: “¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a visitarme?” y sobre todos los pensamientos, palabras y obras, que realizamos, durante el día, contrariando la voluntad del Amor… la voluntad de Dios.

Enséñanos a entregar el regalo del Sacrificio por Amor a nuestra familia.

Luego se reza un Padrenuestro, 10 Avemarías y Gloria.