Rosario de reconciliación para cada día de la semana

Primer Misterio:

La Agonía en el Huerto (Lc 22, 39-46)

“Salió Jesús, como de costumbre, al monte de los Olivos; y lo siguieron los discípulos. Al llegar al sitio, les dijo: «Orad, para no caer en la tentación». Él se arrancó de ellos, alejándose como a un tiro de piedra y, arrodillado, oraba diciendo: «Padre, si quieres, aparta de mí ese cáliz. Pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya». Y se le apareció un ángel del cielo que lo animaba. En medio de su angustia, oraba con más insistencia. Y le bajaba el sudor a goterones, como de sangre, hasta el suelo. Y levantándose de la oración, fue hacia sus discípulos, los encontró dormidos por la pena, y les dijo: «¿Por qué duermen? Levántense y oren, para no caer en la tentación».

Ofrecemos este primer misterio, para pedirte por las parejas que miran desvanecido su amor y se han habituado al conflicto, a fin de que despierten el espíritu que los anima para vencer la tentación y la adversidad. Apoyados en la oración con Cristo para que descubran su Espíritu Santo y en su Amor renueven la faz de su relación.

Medita 5 minutos sobre: “Levántense y oren, para no caer en la tentación» y sobre todas las bendiciones que el Señor nos entrega en este día.

Queremos tomarnos de la mano de Cristo.

Luego se reza un Padrenuestro, 10 Avemarías y Gloria.