Rosario de reconciliación para cada día de la semana

Cuarto Misterio:

La Presentación (Lc 2, 22-25, 34-35)

“Llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarle al Señor, como está escrito en la Ley del Señor. (…) Y he aquí que había en Jerusalén un hombre llamado Simeón que esperaba la consolación de Israel; y estaba en él el Espíritu Santo. (…)Simeón les bendijo y dijo a María, su madre: Éste está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción- ¡y a ti misma una espada te traspasará el alma!- a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones.”

Ofrecemos este cuarto misterio por aquellas parejas que sufren la violencia física, mental, emocional o de discriminación. Especialmente te pedimos Señor que ilumines y guíes nuestras discusiones con tu Amor. Maestro queremos ser tus discípulos y cumplir las tareas que nos dejas día a día en el evangelio.

Que tu paz sea en nuestro hogar, que tu respeto sea nuestro respeto. Queremos aprender a escuchar y hablar, estando de acuerdo que no siempre estaremos de acuerdo. Queremos encarnar la verdad sin imponer nuestras ideas. Luchar por tu paz; acallar el grito o el maltrato.

Meditemos 5 minutos sobre :”¡y a ti misma una espada te traspasará el alma!- a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones.“ y sobre tu necesidades personales.

Somos instrumentos de tu paz.

Luego se reza un Padrenuestro, 10 Avemarías y Gloria.