Rosario de reconciliación para cada día de la semana

Quinto Misterio:

La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo (Mc 15, 29-39)

“Los que pasaban Lo injuriaban, meneando la cabeza y diciendo: «¡Bah! Tú que destruyes el templo y en tres días lo reedificas, ¡sálvate a Ti mismo descendiendo de la cruz!» De igual manera, también los principales sacerdotes junto con los escribas, burlándose de El entre ellos, decían: «A otros salvó, El mismo no se puede salvar. «Que este Cristo, el Rey de Israel, descienda ahora de la cruz, para que veamos y creamos.» Y los que estaban crucificados con El también Lo insultaban. Cuando llegó la hora sexta (mediodía), hubo oscuridad sobre toda la tierra hasta la hora novena (3 p.m.). Y a la hora novena Jesús exclamó con fuerte voz: «ELOI, ELOI, ¿LEMA SABACTANI?» que traducido significa, «DIOS MIO, DIOS MIO, ¿POR QUE ME HAS ABANDONADO?» Algunos de los que estaban allí, al oírlo, decían: «Miren, está llamando a Elías.» Entonces uno corrió y empapó una esponja en vinagre, y poniéndola en una caña, dio a Jesús a beber, diciendo: «Dejen, veamos si Elías Lo viene a bajar.» Pero Jesús, dando un fuerte grito, expiró. Y el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo. Viendo el centurión que estaba frente a El, la manera en que expiró, dijo: «En verdad este hombre era Hijo de Dios.»

Te ofrecemos este quinto misterio por aquellas parejas y familias que no conocen o reniegan que existes, que eres el creador y Padre nuestro. Que tu Espíritu Santo se encarné en la Santísima Virgen María para que el ser humano descubriera la imagen y semejanza del Amor Encarnado. También son tus hijos amados llevanos hasta donde podamos darles testimonio de tu Amor.

Queremos entregar nuestra vida a compartir tu Amor. Ayúdanos a implorar tu presencia en la obscuridad del temor, a rogar por quienes nos entregan ofensa y no exigir a quienes tienen deuda con nosotros. Ayúdanos a temer a quienes nos apartan de tu guía y ejemplo. Queremos sembrar tu Amor para quienes nacerán en este valle de lágrimas.

Meditemos 5 minutos sobre “»DIOS MIO, DIOS MIO, ¿POR QUE ME HAS ABANDONADO?»” y para pedir por el descanso eterno de las ánimas del purgatorio para que luzca en ellos la luz perpetua y descansen en Paz.

Guía:  Señor queremos encarnar tu Amor 

Luego se reza un Padrenuestro, 10 Avemarías y Gloria.